23/07/2014 - El satélite soviético Cosmos-1151 lanzado en 1980 caerá a la Tierra el 4 de agosto aproximadamente, comunicó hoy el portavoz de las Tropas rusas de Defensa Antiaérea y Espacial, coronel Alexéi Zolotujin. “El descenso de la órbita de los fragmentos del aparato espacial Cosmos-1151 se espera el 4 de agosto de 2014. La fecha y el lugar definitivos de su caída pueden cambiar bajo efectos de factores exteriores”, dijo.

30/8/14

Los pinchazos del Curiosity

La NASA ha hecho pública una imagen que muestra los enormes agujeros que sufren las ruedas del rover Curiosity, que rueda por la superficie de Marte desde agosto de 2012. La agencia espacial estadounidense detectó el problema hace ya un año, y desde diciembre de 2013 el vehículo explorador pasa revisiones periódicas. Los responsables de la misión incluso reprogramaron la ruta del rover para evitar terrenos rocosos y duros y prevenir daños mayores.

Los expertos han apuntado que algunos de los daños del Curiosity son resultado de la fatiga. Cuando las ruedas se impulsan a través de una superficie de roca muy dura -sin arena- su fina piel se dobla varias veces. Las ruedas se han diseñado para doblarse mucho y volver a su forma original, pero la repetida flexión y enderezamiento hace que la piel acabe cansada y se fracture.

En este sentido, los investigadores han explicado que la flexión no sucede (o no sucede tanto) si el suelo cede bajo el peso del rover, cosa que ocurre por ejemplo, cuando hay arena. De ahí que hayan decidido cambiar el recorrido del Curiosity.

29/8/14

Cosmonautas rusos lanzan un satélite para buscar civilizaciones extraterrestres

Cosmonautas de la Estación Espacial Internacional han lanzado este 18 de agosto un nanosatélite ruso-peruano destinado a la búsqueda de vida extraterrestre.

La salida de Oleg Artémiev y Alexandr Skvortsov al cosmos duró unas 6 horas. Su tarea era montar el equipamiento científico, llevar a cabo varias operaciones técnicas y lanzar manualmente el nanosatélite, denominado 'Chasqui 1'.

El ingenio pesa tan solo un kilogramo y cabe fácilmente en una mano. El aparato es fruto de una colaboración entre estudiantes de Perú y Rusia que ha tenido tres años de duración. Antes de ser enviado a la Estación Espacial Internacional, el equipamiento ha debido superar una serie de pruebas.

El Chasqui 1 lleva una cámara incorporada y realizó fotografías de la superficie terrestre para transmitir a los científicos datos sobre los fenómenos atmosféricos. Pero esto no es todo: el satélite cuenta con todo tipo de información, que va a ser transmitida al espacio abierto a modo de mensaje para civilizaciones extraterrestres.

Resuelven el enigma del asteroide 1950 DA

En investigaciones previas, se ha constatado un intrigante fenómeno acerca de algunos de los asteroides que son montones apenas cohesionados de “escombros” unidos entre sí por la gravedad y la fricción. El asteroide 1950 DA está girando tan rápidamente sobre sí mismo que ni la gravedad ni la fricción podrían evitar que se fragmentase.

Su velocidad de rotación es más rápida que la velocidad máxima permitida por el límite de ruptura marcado por su densidad. Esto significa que si solo la gravedad y la fricción estuvieran actuando para mantener unida esta pila de “escombros”, como se creía que ocurría, ya se habría desgajado en trozos. De hecho, su rotación es tan rápida que en su ecuador, 1950 DA experimenta lo que se puede calificar como gravedad negativa. Si un astronauta intentara mantenerse de pie sobre esta superficie, saldría volando hacia el espacio a menos que se anclase al terreno.

Entonces, ¿por qué no se fragmenta este asteroide? ¿Qué fuerza lo impide?

El enigma parece que se ha resuelto ahora, gracias a una investigación realizada por el equipo de Ben Rozitis, Eric MacLennan y Joshua Emery, de la Universidad de Tennessee en la ciudad estadounidense de Knoxville.

Detectar lunas de otros sistemas solares mediante ondas de radio

Son ya más de 1.800 los planetas descubiertos fuera de nuestro sistema solar, pero hasta ahora, la cifra de lunas detectadas en órbita a exoplanetas es virtualmente cero, ya que su detección entraña dificultades técnicas más grandes que la afrontada por la búsqueda de exoplanetas (planetas de fuera de nuestro sistema solar).

Ahora, unos físicos de la Universidad de Texas en Arlington, Estados Unidos, han dado con una estrategia que podría facilitar muchísimo el hallazgo de exolunas (lunas de fuera de nuestro sistema solar).

El equipo de Zdzislaw Musielak y Joaquin Noyola se inspiró para idear su estrategia en las emisiones de ondas de radio que resultan de la interacción entre el campo magnético de Júpiter y su luna Ío. Durante su órbita, la ionosfera de Ío interactúa con la magnetosfera de Júpiter, generándose emisiones características de ondas de radio.

Episodios estelares

Espectro bidimensional (arriba) y espectros de cada una de las galaxias (paneles central e inferior) del estudio. En el panel superior, las dos manchas más brillantes (“blobs”), que aparecen aproximadamente a 7.300 Å, corresponden a la emisión en Lyman-alfa de las dos galaxias estudiadas. Se observa que ambas fuentes están muy cercanas en el espacio, tanto en distancia angular (separación vertical entre los blobs) como en velocidad o distancia radial desde la Tierra (separación horizontal). En los paneles central e inferior, se aprecia la detección sobre el ruido de la línea Lyman-alfa (marcada con una línea vertical en rojo). (Crédito: Rodríguez Espinosa et al. 2014, MNRAS 444, L68)

28/8/14

Descubren un agujero negro con masa 400 veces superior a la del Sol

Un equipo de astrónomos ha logrado medir con precisión un agujero negro, lo que le ha llevado a confirmar la existencia de uno de estos objetos con una masa de cerca de 400 veces la masa del Sol. El agujero está situado en una galaxia a 12 millones de años luz de la Tierra.
El hallazgo, que ha sido publicado en 'Nature', viene a demostrar que hay agujeros negros de gran tamaño, a pesar de que, paradógicamente, "son los menos visibles". El coautor del trabajo, Richard Mushotzky, ha explicado que, desde hace tiempo, los expertos se han preguntado si existen objetos y cuáles son sus propiedades. "Hasta ahora no se tenían datos de ello", ha apuntado.
El universo tiene tantos agujeros negros que es imposible contarlos todas. Puede haber 100 millones de estos intrigantes objetos astrales, sólo en la Vía Láctea. Casi todos los agujeros negros pertenecen a dos clases, grande y colosal, dependiendo de si su masa va desde 10 hasta 100 veces más grande que la del Sol.

Imagen de dos regiones de intensa formación estelar en la Vía Láctea

Una imagen captada por el telescopio Wide Field Imager (WFI), del Observatorio Europeo Austral (ESO) en Chile, muestra dos regiones de intensa formación estelar en la zona sur de la Vía Láctea. Una de ellas se encuentra dominada por el cúmulo estelar NGC 3603, situado a 20.000 años luz de distancia, en el brazo espiral de Carina-Sagitario de la galaxia, mientras que la otra es una acumulación de nubes de gas resplandeciente conocido como NGC 3576, ubicado a tan sólo la mitad de distancia de la Tierra.
NGC 3603 --a la izquierda de la imagen-- es un cúmulo estelar extremadamente brillante, conocido por tener la mayor concentración de estrellas masivas descubiertas hasta ahora en la Vía Láctea. En la parte central se puede observar un sistema estelar múltiple Wolf-Rayet, conocido como HD 97950. Las estrellas Wolf-Rayet se encuentran en una avanzada fase de evolución estelar, con dimensiones que comienzan en unas 20 veces la masa del Sol.
Sin embargo, a pesar de su gran magnitud, las estrellas Wolf-Rayet se desprenden de una cantidad considerable de su materia, debido a la acción de intensos vientos estelares que expulsan el material de su superficie hacia el espacio a siete millones de kilómetros por hora, una pérdida de peso de proporciones cósmicas.

Posible solución al enigma de cómo los agujeros negros de mayor masa han crecido tanto

Representación de cómo un agujero negro gana masa en el pasado lejano del universo: Un denso gas frío (representado en verde) fluye hacia el centro de un cúmulo estelar (indicado con una cruz roja en un círculo azul) con estrellas (en amarillo); el camino del agujero negro a través del gas (trazado negro) resulta errático por la acción de las estrellas que lo rodean. Esto facilita que atrape “al vuelo” grandes cantidades de gas. (Imagen: Instituto Weizmann de Ciencia)

En el centro de algunas galaxias, hay agujeros negros con masas equivalentes a miles de millones de soles como el nuestro. Estos cuerpos tragan grandes cantidades de gas interestelar, de manera constante. Es así como revelan su existencia: La luz que es emitida por el gas, el cual es absorbido y aplastado por la gravedad del agujero negro, viaja a través del universo hasta que alcanza nuestros telescopios. En el caso de galaxias muy lejanas, la gran masa de estos agujeros negros implica que ya la alcanzaron hace mucho tiempo, tantos años atrás como años-luz de distancia nos separan de ellos.

27/8/14

Nuevo catálogo Comellas de estrellas dobles visuales

Durante la celebración del XXI Congreso Estatal de Astronomía (XXI CEA) en Granada, España, organizado por la Red Andaluza de Astronomía (RAdA) y que contó con la colaboración de Amazings entre otros, se hizo una presentación del nuevo Catálogo Comellas de Estrellas Dobles Visuales. Esta nueva versión es una puesta al día del veterano y memorable "Catálogo de Estrellas Dobles Visuales" de José Luis Comellas, publicado en 1988, y que constituyó una obra de gran relevancia para todas aquellas personas que, de una forma u otra, se dedicaban a la observación de estrellas dobles. El catálogo se convirtió en obra de referencia tanto para los observadores veteranos como para quienes se estaban iniciando en la afición.

Un cuarto de siglo después, cuatro grandes aficionados a la observación y estudio de estrellas dobles, Rafael Benavides Palencia, Edgardo Rubén Masa Martín, Francisco M. Rica Romero y Juan-Luis González Carballo, con el apoyo y ayuda de otros muchos que se sienten en deuda con la labor de José Luis Comellas, han realizado un cuidado trabajo de reedición y actualización de ese carismático catálogo, aprovechando lo que ofrecen las nuevas tecnologías del siglo XXI.

Las profundidades de Marte

Sumida en las tierras altas del sur de Marte se encuentra Hellas Planitia, una de las mayores cuencas de impacto del Sistema Solar, con un diámetro de 2.300 kilómetros y más de 7 Km de profundidad.

Se piensa que esta imponente depresión tiene una antigüedad de entre 3.800 y 4.100 millones de años, y que se formó tras el impacto de un gran asteroide. Con el paso del tiempo, Hellas ha sufrido los efectos de la erosión del viento, el hielo, el agua y la actividad volcánica.

El fondo de esta gran cuenca está salpicado de cráteres de impacto más recientes, dos de los cuales ocupan el centro de esta imagen, tomada por la Cámara Estéreo de Alta Resolución de la sonda Mars Express de la ESA el 17 de diciembre de 2013. La resolución espacial es de 15 metros por píxel.

Estos dos cráteres se encuentran en la parte más profunda y más occidental de Hellas, y normalmente no se pueden observar con tanta claridad, ya que el fondo de la cuenca suele estar cubierto por nubes de polvo. De hecho, toda esta región parece estar sepultada bajo una espesa capa de polvo.

El mayor de los dos cráteres tiene unos 25 kilómetros de diámetro. En esta imagen se puede apreciar un flujo de materia que discurre desde la esquina superior izquierda de la fotografía hasta desembocar dentro del cráter. Observando con atención el área que rodea al montículo redondeado de su interior se pueden distinguir interesantes texturas resultado de este flujo.

Así es Tritón, la luna congelada de Neptuno

La vetusta sonda Voyager 2 ha prestado un nuevo servicio a la comunidad científica. Como si se tratase de una película antigua restaurada a partir de retales, los científicos han aprovechado el material que proporcionó la nave cuando llegó a Tritón, la luna congelada de Neptuno, en agosto de 1989, y han elaborado un nuevo y mejor mapa del satélite.

El principal responsable de este esfuerzo ha sido Paul Schenk, científico del Instituto Planetario y Lunar de Houston, quien también ha grabado una película para rememorar la exploración de la luna congelada.

El mapa tiene una resolución de 600 metros por píxel y ha sido coloreado para resaltar los contrastes pero siempre respetando la realidad. Además, como los «ojos» de la Voyager no ven igual que los humanos, han aplicado varios filtros de color.

26/8/14

SETI: "Se podría encontrar vida extraterrestre, pero los políticos se oponen"

"Hay muchos investigadores, académicos escépticos, sobrios incluidos, que piensan que la vida fuera de la Tierra es desenfrenada. Sugieren que las pruebas pueden aparecer dentro de una generación", comenta Shostak en su artículo en el portal 'The Conversation'. Meses antes, en mayo, hablando ante el Congreso de EE.UU., el astrónomo daba una cifra aún más exacta: pronosticó poder encontrar vida alienígena en nuestra galaxia en los próximos 20 años. Al mismo tiempo, Shostak destaca un obstáculo clave para tal optimismo: los políticos.
El candidato clave para albergar vida alienígena sigue siendo Marte. Sin embargo, hay especialistas que apuestan también por las lunas de Júpiter y Saturno
A lo largo de las últimas dos décadas el telescopio Kepler de la NASA permitió descubrir miles de planetas que giran alrededor de otras estrellas. Un análisis más profundo de los datos del Kepler permite suponer que al menos una de cada cinco estrellas puede tener un planeta cuyo tamaño y temperaturas promedios sean los mismos que los de la Tierra. Tales planetas podrían tener atmósfera y agua líquida. Es decir, solo la Vía Láctea podría contener miles de millones de 'primos' de la Tierra, sostiene el astrónomo jefe del SETI e insiste: "es muy difícil aceptar que todos estos mundos son estériles".

Nuevos misterios en Titán, la luna gigante de Saturno

Titán, la mayor de las lunas de Saturno, con más de 5.000 km de diámetro, la segunda mayor del Sistema Solar tras Ganímedes, satélite de Júpiter, y ambas mayores que el planeta Mercurio, es el mundo más similar a la Tierra en nuestro sistema planetario —con el permiso de Marte—.

Nuevos misterios en Titán, la luna gigante de Saturno
Esta luna es un mundo curioso, el único que junto a la Tierra posee extensiones importantes de líquidos, lagos y mares, pero no de agua sino de metano. Allí la temperatura es tan baja (unos -200º C) que el metano, que es un gas en la Tierra, se convierte en un líquido. Mientras que en nuestro planeta se produce el ciclo del agua —el agua de los mares y océanos se evapora y se convierte en nubes que darán lugar a la lluvia— en Titán se produce el ciclo del metano. Éste, en estado líquido, forma lagos y mares, que se evaporan en parte cuando la temperatura del enorme satélite aumenta lo más mínimo, forma nubes y llueve metano. La atmósfera de Titán contiene nitrógeno y metano en abundancia, el suelo está lleno de hidrocarburos y posiblemente se dan condiciones muy similares a las que tuvo la Tierra cuando se inició la vida, por ello es un enorme laboratorio para buscar la vida primigenia.

¿La huella de las primeras estrellas del Universo?

Investigadores japoneses pueden haber encontrado el rastro de una población estelar hipotética conocida como población III, las primeras estrellas del universo. La teoría predecía que esta primera generación estelar estaría formada por estrellas gigantes, con masas cientos de veces la del Sol, que habrían colapsado en supernovas particularmente violentas.

Ahora, un equipo de científicos liderados desde el Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ) informa en la revista Science de que una estrella en principio muy pobre en metales conocida como SDSS J0018-0939, probablemente fue enriquecida con elementos como el hierro por una supernova de este tipo, por lo que lleva la huella impresa de una población estelar III. Así lo revelan los datos recogidos del Sloan Digital Sky Survey de EE.UU. y el telescopio japonés Subaru.


En la imagen se muestra cómo las estrellas masivas y luminosas de primera generación del universo podrían formar un grupo o clúster. Entre ellas, las más masivas, con más de cien veces la masa del Sol, podrían explotar y expulsar material que incluiría elementos pesados, especialmente el hierro.

25/8/14

Observan unas misteriosas luces borrosas cerca de un gran agujero negro

La NASA, gracias al innovador telescopio orbital nuclear NuSTAR, observó como una misteriosa fuente de rayos X, fenómeno conocido como 'corona', se aproximaba a un gigantesco agujero negro. La fuerza de gravedad del agujero negro atrajo cada vez más a la corona, estirando y desenfocando el halo de rayos X en el proceso, según publicó la NASA.

"La corona finalmente fue tragada por el agujero negro, provocando que la intensa gravedad atrayente del agujero negro succionara toda la luz a través de los discos colindantes del agujero negro, donde se almacenan el resto de materiales que este absorbe hacia él", dijo Michael Parker, del Instituto de Astronomía de Cambridge, Reino Unido.

"Aún no comprendemos con precisión cómo se produce una corona o por qué esta cambia su forma, pero al menos vemos la composición de sus materiales girando alrededor del agujero negro, y eso nos permitirá estudiar mejor este fenómeno, su naturaleza y su comportamiento [...] ", destacó la investigadora principal, Fiona Harrison, del Instituto de Tecnología de California (Caltech), en Pasadena.

Los astrónomos opinan que los agujeros negros supermasivos, que pueden contener millones de veces la masa del Sol, se encuentran en el núcleo de la mayoría de las galaxias. Este agujero negro observado por el NuSTAR, conocido como Markarian 335 (Mrk 335), es 10 millones de veces más grande que el Sol y se encuentra a 324 millones de años luz de distancia de la Tierra.

Un meteorito que cayó en California, relacionado con la formación de la Luna

En los albores del Sistema Solar, un objeto del tamaño de Marte bautizado como Theia impactó contra la Tierra creando una gigantesca explosión, inimaginable para la mente humana. Restos del planeta salieron disparados a toda velocidad hacia el espacio y finalmente, formaron la Luna. Ahora, unos 4.500 millones de años después, los astrónomos han encontrado una roca relacionada con ese momento. Se trata de un meteorito que se estrelló en una casa de California en el año 2012, según una investigación liderada por el Instituto de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre de la NASA (SETI).

Las cámaras del sistema Allsky Meteor detectaron la caída de la roca en Novato, al norte de California. Vecinos de la localidad escucharon que algo golpeaba el techo de su garaje y encontraron el primer meteorito (en total se descubrieron seis). La superficie del meteorito era de color negro, los que los investigadores atribuyen a los impactos sufridos hace 4.472 millones de años, entre 64 y 126 millones de años después de la formación del Sistema Solar.

«Nuestra investigación ha revelado una larga historia que se remonta a cuando la Luna se formó a partir de la Tierra, después de un impacto gigante», explica Peter Jenniskens, responsable del estudio. Como explica su colega Qing-zhu Yin, profesor de la Universidad de California (UC), «sospechamos que el impacto que formó el satélite pudo haber esparcido los restos por todo el sistema solar interior y golpear el cuerpo progenitor del meteorito de Novato».

Dos enanas blancas, las madres de la supernova 2014J

Los análisis de las imágenes enviadas por telescopios profesionales como el Hubble, el Spitzer y el NuSTAR, entre otros, revelaron a los astrónomos que la anómala falta de emisiones de radio provenientes de la supernova 2014J fue producida por dos enanas blancas, explicó Rob Beswik en una publicación en la web de la Universidad de Manchester, Reino Unido.

Las enanas blancas son restos de estrellas que se generan cuando el combustible interno nuclear de una estrella pequeña, de un tamaño unas 10 veces inferior al del Sol, se agota y expulsa progresivamente sus capas de hidrógeno hasta quedar con un núcleo desnudo y deteriorado de oxígeno y carbono. Durante este proceso, hasta convertirse en enana blanca, la estrella expulsa el 40% de su masa.

Investigan el gran 'bombardeo' que sufrió el Sistema Solar hace 3.400 millones de años

Científicos de la Universidad de Curtin (Australia) han arrojado luz sobre la historia del 'bombardeo' de asteroides que sufrió el Sistema Solar.

Esta roca, encontrada hace siete años, tiene unas características únicas que sugieren que proviene de un gran asteroide que no ha sido identificado hasta ahora. El autor principal del trabajo, Fred Jourdan, cree que el meteorito es una evidencia de que hace más de 3.400 millones de años se produjeron una serie de colisiones de asteroides.

"Casi todos los meteoritos que hemos ubicado en la Tierra provienen del asteroide Vesta, el segundo más grande del Sistema Solar. Pero después de estudiar la composición y la órbita de la roca encontrada, parece que deriva de un gran asteroide sin identificar, que habría dividido en pedazos durante una o varias colisiones", ha indicado el investigador.

El equipo de expertos ha fechado el meteorito con la técnica del argón-argón, un método bien conocido para eventos de impacto. A través de este método, obtuvieron tres series de edades que indican que el meteorito registró tres eventos de impacto entre hace 3.600 y 3.400 millones de años.

24/8/14

El telescopio Hubble revisa la edad de los cúmulos de estrellas

Los cúmulos globulares son grandes bolas de viejas estrellas que orbitan alrededor de su galaxia anfitriona. Durante mucho tiempo se ha creído que todas las estrellas dentro de uno de estos clusters se forman al mismo tiempo, una propiedad que se ha utilizado para determinar la edad del cúmulo.

Sin embargo, observaciones detalladas han demostrado que esto no es del todo cierto. Estos grupos están formados por múltiples poblaciones de estrellas nacidas en diferentes momentos y la causa, se piensa que es la gravedad: los cúmulos globulares más masivos logran apoderarse de más gas y polvo, que luego se puede transformar en nuevas estrellas.

Hubble ha captado ahora una imagen del cúmulo IC 4499, un caso un tanto especial, ya que se encuentra en algún lugar entre los cúmulos globulares de baja masa --que muestran una sola generación de estrellas-- y los cúmulos globulares más complejos y masivos --que pueden contener más de una--. Mediante el estudio de objetos como IC 4499 los astrónomos pueden explorar cómo la masa afecta a los miembros de un mismo grupo.

Las estrellas enanas rojas podrían ser los mejores lugares para hallar vida alienígena

Las enanas rojas son el tipo más común de estrellas en el Universo, y casi cada una de estas estrellas pueden tener un planeta situado en su zona habitable, por ello, un estudio, publicado en 'International Journal of Astrobiología', ha determinado que deben ser los mejores lugares para buscar vida alienígena.
Las enanas rojas, también conocidas como estrellas enanas M, son hasta 50 veces más débiles que el Sol y entre 10 y 20 por ciento más masivas. Constituyen el 70 por ciento de las estrellas en el Universo y, en los últimos tiempos, los astrónomos están descubriendo más y más planetas alrededor de ellas. Concretamente, los hallazgos del observatorio espacial Kepler de la NASA revelan que, al menos, la mitad de estas estrellas albergan planetas rocosos que son de media cuatro veces la masa de la Tierra.
En este sentido, los expertos señalan que los planetas del tamaño de la Tierra parecen abundantes en el cosmos, al igual que los mundos que son más pequeños que la mayoría de los gigantes de gas, similares a Neptuno (que tiene 17 veces la masa de la Tierra).
Una teoría principal en la formación planetaria sugiere que a medida que los planetas embrionarios se desarrollan en los discos de gas y polvo que rodea a las estrellas recién nacidas, migran hacia el interior. Sin embargo, los modelos de migración sugieren que planetas del tamaño de Neptuno deberían ser más raros de lo que realmente son.