Miden impacto de asteroide en Júpiter


A finales de julio del pasado año, Júpiter mostró una mancha negra gigantesca en su región polar, la cual resultó ser la cicatriz dejada por el violento impacto de un asteroide o un cometa. Científicos del Grupo de Ciencias Planetarias de la Universidad del País Vasco (UPV-EHU), en colaboración con un equipo norteamericano, han podido comprobar que el choque cósmico provocó una inmensa nube negra de 5.000 kilómetros, rodeada por un halo que alcanzó los 8.000, casi el tamaño de la Tierra.


El equipo científico español, dirigido por Agustín Sánchez Lavega, ha determinado el tamaño de la inmensa nube negra que originó el impacto: unos 5.000 kilómetros, rodeada por un halo que alcanza los 8.000, casi el tamaño de la Tierra. Su desplazamiento por los vientos de Júpiter se produjo de una forma similar a cómo se ha movido la nube de cenizas volcánicas procedente de Islandia.
Según los científicos, la caída en Júpiter de objetos celestes de entre medio y un kilómetro de tamaño, como los cometas y los asteroides, es más frecuente de lo que se pensaba, ya que se creía que se producía en periodos que van de los 50 a los 250 años y ahora se sospecha que se registran cada 10 ó 15 años.

Fuente: abc.es

Mail: grupo_gabie@yahoo.com.ar
Web: www.grupogabie.blogspot.com