Descubren cómo se forman realmente los planetas en órbita a dos soles

Si realmente existiera, el planeta Tatooine (donde se crió Luke Skywalker de la saga de ciencia-ficción Star Wars, o La Guerra de las Galaxias) se habría formado bastante más lejos de la distancia a la que está de sus dos soles en la época en que se desarrolla esa saga, y lo mismo puede decirse de los planetas reales en órbita a dos estrellas, ya que los resultados de un estudio realizado por expertos de la Universidad de Bristol en el Reino Unido muestran cómo se configuran esos peculiares sistemas planetarios de dos soles.

Al igual que el planeta ficticio de Star Wars, Kepler-34(AB)b es un planeta circumbinario, o sea, que orbita a dos estrellas. Para la formación de planetas, hay pocos ambientes más problemáticos que un sistema estelar binario. El material del que, en condiciones normales, se forman planetas cuando una cantidad suficiente del mismo se condensa en una zona, sufre violentas perturbaciones gravitacionales por la acción de "tira y afloja" de ambas estrellas. Las inestabilidades también fomentan colisiones entre cuerpos y su consiguiente fragmentación.

Entonces, ¿cómo se puede explicar la presencia de tales planetas?

El equipo de la astrónoma Zoe Leinhardt ha completado simulaciones por ordenador de las primeras etapas de formación planetaria alrededor de estrellas binarias, usando un modelo sofisticado que calcula el efecto de la gravedad y las colisiones físicas en y entre un millón de bloques rocosos (los potenciales "ladrillos" futuros para la construcción de planetas).

Leinhardt, Stefan Lines y sus colaboradores encontraron que la mayoría de estos planetas debe haberse formado mucho más lejos de la zona central de su sistema solar ocupada por las dos estrellas y luego haber migrado hasta su ubicación actual.

Estas simulaciones muestran que el disco circumbinario es un ambiente hostil, incluso para objetos grandes y gravitacional fuertes. Teniendo en cuenta los datos sobre colisiones y la tasa de crecimiento físico de los planetas, a Kepler-34(AB)b le habría resultado muy difícil formarse en la franja orbital donde está ahora.

Atendiendo al caso de Kepler-34(AB)b, parece probable que todos los planetas circumbinarios conocidos actualmente también hayan migrado significativamente desde donde se formaron hasta donde hoy se les observa. Sin embargo, en algunos casos, como por ejemplo el de Kepler-34(AB)c, que está más lejos de sus estrellas binarias que cualquiera de los demás planetas circumbinarios, los mundos formados en un sistema binario sí pueden haber permanecido en la misma franja orbital donde se formaron.

El planeta Kepler-34(AB)b fue descubierto hace varios años por el equipo de William Welsh, de la Universidad Estatal de San Diego, y Josh Carter, del Centro para la Astrofísica (CfA) en Cambridge, Massachusetts, gestionado conjuntamente por la Universidad de Harvard y el Instituto Smithsoniano, las tres instituciones en Estados Unidos. El hallazgo fue posible gracias a un análisis de datos reunidos en la misión Kepler de la NASA.

Kepler-34(AB)b se encuentra a 4.900 años-luz de la Tierra. Es un gigante gaseoso, de tamaño similar al de Saturno, y da una vuelta completa en torno a sus dos estrellas (parecidas al Sol) cada 289 días. Esas dos estrellas se orbitan entre sí completando una vuelta cada 28 días.

Debido al movimiento orbital de las estrellas, la cantidad de energía que un planeta circumbinario recibe es muy variable. Este flujo de energía cambiante podría producir climas extremadamente cambiantes. Sería como atravesar las cuatro estaciones muchas veces al año, con grandes variaciones de temperatura. Los efectos de estos cambios climáticos en la dinámica atmosférica, y eventualmente en la evolución de la vida en los planetas habitables circumbinarios, constituyen un tema fascinante sobre el que ahora los científicos ya pueden comenzar a especular con algo más que ideas tomadas de la ciencia-ficción.



Fuente



Web http://grupogabie.blogspot.com/

Pertenecientes a las redes de investigación

R.a.d.i.o.: Red Argentina de Investigación Ovni
R.a.a.o.: Red Argentina Alerta Ovni
Seti Home

Comentarios