Las estrellas nacen juntas pero crecen a distinta velocidad

Una imagen desde el Observatorio La Silla del Observatorio Europeo Austral (ESO), en Chile, revela que la mayoría de las estrellas del cúmulo estelar conocido como NGC 3293 nació de un solo evento pero que evolucionan a distintas velocidades.
Este grupo de estrellas habría sido sólo una nube de gas y polvo hace unos diez millones de años, pero a medida que empezaron a formarse las estrellas se convirtió en el grupo brillante que se ve ahora. Agrupaciones esteleares de este tipo son los laboratorios que permiten a los astrónomos aprender sobre cómo evolucionan las estrellas.
NGC 3293 fue descubierto por primera vez por el astrónomo francés Nicolas Louis de Lacaille en 1751, durante su estancia en lo que hoy es Sudáfrica, usando un pequeño telescopio con una apertura de tan sólo 12 milímetros. Se trata de uno de los cúmulos más brillantes en el cielo del sur y se puede ver fácilmente a simple vista en una noche oscura sin nubes.
Los cúmulos de estrellas como NGC 3293 contienen estrellas que se forman al mismo tiempo, a la misma distancia de la Tierra y a partir de la misma nube de gas y polvo, dándoles la misma composición química. Como resultado de esta formación, los grupos estelares de este tipo son objetos ideales para probar la teoría de la evolución estelar.

La mayoría de las estrellas que se ven en este grupo son muy jóvenes y el grupo en sí es de menos de diez millones de años, apenas unos bebés en las escalas cósmicas, si se tiene en cuenta el Sol es de unos 4.600 millones de años y aún así sólo se le considera como de mediana edad. La abundancia de estas brillantes estrellas jóvenes azules es común en los cúmulos abiertos como NGC 3293 y, por ejemplo, en el cúmulo más conocido, Kappa Crucis, también llamado el joyero o NGC 4755.
Estos cúmulos abiertos formados a partir de una gigantesca nube de gas molecular y sus estrellas se mantienen unidos por su atracción gravitacional mutua, pero estas fuerzas no son suficientes para sostener un grupo junto ante encuentros con otros cúmulos y nubes de gas conforme su gas y polvo propios se disipan, informa el ESO.
Por lo tanto, los cúmulos abiertos de estrellas sólo duran unos pocos de cientos de millones de años, a diferencia de sus primos grandes, los cúmulos globulares, que pueden sobrevivir durante miles de millones de años y aguantan muchas más estrellas.
A pesar de que hay cierta evidencia que sugiere que todavía hay alguna formación de estrellas en curso en NGC 3293, se cree que la mayoría, si no todas, de las cerca de 50 estrellas de este grupo nació en un solo evento. Pero a pesar de que estas estrellas son todas de la misma edad, no todas poseen la apariencia deslumbrante de una estrella en su infancia sino que algunas se ven extremadamente ancianas, dando a los astrónomos la oportunidad de explorar cómo y por qué las estrellas evolucionan a diferentes velocidades.
Por ejemplo, una estrella brillante anaranjada en la parte inferior derecha de la agrupación, que se trata de una gigante roja, habría nacido como una de las mayores y más luminosas de su grupo, pero estas estrellas brillantes se queman rápidamente. Conforme la estrella agota el combustible de su núcleo, su dinámica interna cambia y comienza a hincharse y enfriarse, convirtiéndose en la gigante roja que ahora se observa.
Las gigantes rojas están llegando al final de su ciclo de vida mientras las estrellas hermanas de la gigante roja están todavía en lo que se conoce como la presecuencia principal, el periodo antes del largo ciclo de estabilidad en la vida de una estrella. De esta forma, se pueden ver estas estrellas en el mejor momento de su vida más caliente, brillante y blanco.




Fuente


Web http://grupogabie.blogspot.com/


Pertenecientes a las redes de investigación

R.a.d.i.o.: Red Argentina de Investigación Ovni
R.a.a.o.: Red Argentina Alerta Ovni
Seti Home

Comentarios