Hallan vapor de agua en un pequeño planeta fuera del Sistema Solar

Astrónomos estadounidenses han descubierto cielos despejados y humeante vapor de agua en un pequeño planeta gaseoso fuera de nuestro Sistema Solar, a 120 años luz de distancia en la constelación de Cygnus. Ese mundo tiene aproximadamente el tamaño de Neptuno, por lo que es el más pequeño del que se han detectado moléculas de cualquier tipo. Los datos de tres de los telescopios espaciales de la NASA, los fantásticos Hubble, Spitzer y Kepler, han permitido un hallazgo que, según John Grunsfeld, director científico de la agencia espacial, supone «un hito importante en el camino para analizar la composición de la atmósfera de los planetas más pequeños y rocosos como la Tierra».

Las nubes en la atmósfera de un planeta pueden bloquear la vista de las moléculas que contienen, que revelan información sobre la composición y la historia de ese mundo lejano. Encontrar cielos despejados en un planeta del tamaño de Neptuno es una buena señal de que los planetas más pequeños podrían tener igualmente una buena visibilidad. «Significa que las nubes no bloquean nuestra visión de las moléculas de agua», dice Jonathan Fraine, investigador de la Universidad de Maryland, College Park, autor principal del nuevo estudio, que aparece publicado en la revista Nature.

El planeta, denominado HAT-P-11b, se clasifica como un exoneptuno -un planeta del tamaño de Neptuno-, y orbita la estrella HAT-P-11 más cerca de su estrella de lo que lo hace nuestro Neptuno del Sol, lo que hace que dé una vuelta más o menos cada cinco días terrestres. Es un mundo cálido y los astrónomos creen que tiene un núcleo rocoso y una atmósfera gaseosa. No se sabe mucho más.

Buena parte del desafío al que se enfrentaron los científicos fue el análisis de las atmósferas de un planeta de este tamaño. Los planetas similares a Júpiter, más grandes, son más fáciles de ver debido a su impresionante circunferencia y atmósferas relativamente infladas. De hecho, los investigadores ya han detectado vapor de agua en las atmósferas de esos planetas. El puñado de planetas más pequeños observados previamente había resultado ser más difícil de probar, en parte debido a que todos ellos parecían estar nublados.

La clave está en la luz
En el nuevo estudio, los astrónomos observaron la atmósfera de HAT-P-11b sin saber si su clima tendría nubes. Utilizaron la Wide Field Camera 3 del Hubble y una técnica llamada espectroscopia de transmisión, en la que se observa un planeta a su paso por delante de su estrella madre. La luz de las estrella se filtra a través del borde de la atmósfera del planeta. Si moléculas como el vapor de agua están presentes, absorben parte de la luz estelar, dejando distintas firmas en la luz que llegan a nuestros telescopios.

Utilizando esta estrategia, el Hubble fue capaz de detectar vapor de agua en HAT-P-11b. Para confirmar el hallazgo, el equipo utilizó también los telescopios Kepler y Spitzer. Al comparar estas observaciones, los astrónomos no tuvieron dudas: podían celebrar la detección de vapor de agua en un mundo como ningún otro en nuestro Sistema Solar. Este descubrimiento indica que el planeta no tenía nubes bloqueando la vista, una señal esperanzadora de que los planetas más despejados pueden ser localizados y analizados en el futuro.

Los resultados de los tres telescopios demuestran que HAT-P-11b está cubierto de vapor de agua, gas hidrógeno y probablemente otras moléculas que todavía deben ser identificadas. Los teóricos están elaborando nuevos modelos para explicar los orígenes del planeta.

Los astrónomos planean examinar más exoneptunos en el futuro, y esperan aplicar el mismo método en la búsqueda de supertierras, mundos rocosos con una masa no más de diez veces la de la Tierra. Cruzan los dedos para encontrar cielos despejados.



Fuente


Web http://grupogabie.blogspot.com/


Pertenecientes a las redes de investigación

R.a.d.i.o.: Red Argentina de Investigación Ovni
R.a.a.o.: Red Argentina Alerta Ovni
Seti Home

Comentarios