El día en que las horas de oscuridad y luz son iguales

Solo durante los equinoccios —el de otoño y el de primavera— nuestros relojes aciertan a marcar justo doce horas de día y doce horas de noche. Este martes 23 de septiembre es uno de esos días —como ha recordado Google con su «doodle»— ya que desde las 4:29 de la madrugada ha comenzado el otoño de 2014, según el Observatorio Astronómico Nacional. Durará 89 días y 20 horas y la estación acabará el 21 de diciembre con la llegada del invierno.

Este cambio de estación se produce porque el Sol se sitúa en paralelo con el ecuador de la Tierra con dirección al hemisferio sur. Es lo que se conoce como equinoccio de otoño o equinoccio de septiembre. La nueva posición adquirida por el Sol con respecto a la Tierra provoca que los rayos solares incidan en el globo terrestre de manera perpendicular y genere un día con las mismas horas de luz que de oscuridad.

De hecho, la palabra equinoccio proviene del término latín «aequinoctium» que significa «noche igual». Durante todo este martes habrá las mismas horas de luz tanto en el hemisferio sur como en el norte

Lluvia de estrellas
Entre los acontecimientos que están por venir en otoño se encuentra la lluvia de meteoros: la primera es la de las Dracónidas, cuyo máximo se da hacia el 8 de octubre; mientras que más adelante se producen la de Leónidas, que se da alrededor del 17 de noviembre y que ocasionalmente llega a ser muy intensa. Sin embrago, la más intensa suele ser la de las Gemínidas, cuyo máximo ritmo se da alrededor del 13 de diciembre.

Finalmente, respecto a las agrupaciones de estrellas conocidas como constelaciones, alrededor de la estrella Polar se verán a lo largo de la noche Cisne, Casiopea, Osa Menor y Jirafa. Las constelaciones eclípticas visibles en este periodo van de Capricornio a Virgo. Por encima de la eclíptica destacarán Pegaso y Andrómeda; por debajo, Ballena y Orión, así como las estrellas Sirio y Proción.

Otros efectos
La entrada del otoño conlleva que los días cada vez se hagan más cortos en favor de la noche. Se estima que cada día se pierde una media de tres minutos de luz solar. Esta es una estación de «transición» al invierno, donde las temperaturas rozan sus mínimos. Como consecuencia, los árboles empiezan a perder sus hojas, que cambian del verde intenso veraniego a toda una amplia gama de marrones. La caída de las hojas se ve favorecida por el aumento de la fuerza de los vientos, propiciado por la nueva estación.

Los efectos del equinoccio de otoño

Este cambio también supone un trastorno para los seres vivos. En los insectos, significa que ha comenzado el período de puesta de huevos, los cuales eclosionarán con la llegada del calor de primavera. Gran parte de las aves inician sus traslados migratorios hacia el sur buscando temperaturas más cálidas y algunos animales como la ardilla o los osos comienzan a guardar alimentos antes de la llegada del invierno.

Para los seres humanos, es la estación en la que más enfermamos debido a que nuestro sistema inmunológico se resiente ante el nuevo clima y propicia el contagio de enfermedades y virus como el resfriado o la fiebre común. Además, los humanos tendemos a deprimirnos con mayor facilidad.

El Trastorno Afectivo Estacional (TAE) produce unos cambios psicosomáticos en nuestro organismo según avanza el otoño. Mal humor, perdida de interés por las cosas, problemas de concentración, dificultad a la hora de dormir o, incluso, pérdida del apetito sexual son algunos de los indicadores de este trastorno. El TAE es más frecuente en países con menos horas de luz al día, en mujeres que en hombres e influye en todas las edades. Además, es causante de aumento en el absentismo laboral o incluso suicidios.

El equinoccio de otoño sólo puede producirse en cuatro días señalados del año, del 21 al 24 de septiembre. Este amplio rango se debe a que el paso de los años influye en cuándo ocurre. Según se encuadren los años a lo largo del tiempo, tanto bisiestos como no bisiestos, respecto a la duración de cada órbita de la Tierra alrededor del Sol. A lo largo de la primera y segunda década de siglo, este fenómeno se dará entre el 22 y 23 de septiembre, siendo su comienzo más tardío en 2003 y su inicio más madrugador en 2096.



Fuente


Web http://grupogabie.blogspot.com/


Pertenecientes a las redes de investigación

R.a.d.i.o.: Red Argentina de Investigación Ovni
R.a.a.o.: Red Argentina Alerta Ovni
Seti Home

Comentarios