Primera detección interestelar de cierto compuesto orgánico complejo

Unos astrónomos han descubierto a una distancia de 27.000 años-luz una sustancia inusual basada en el carbono, una cuya estructura está ramificada. La sustancia ha sido localizada dentro de una nube gigante de gas en el espacio interestelar. En lo que es una detección tan difícil como encontrar una aguja molecular en un pajar cósmico, el equipo internacional de astrónomos ha captado ondas de radio delatoras emitidas por el cianuro de isopropilo (cianuro isopropílico). El descubrimiento sugiere que las moléculas complejas necesarias para la vida podrían tener su origen en el espacio interestelar.

Puede resultar chocante hablar de compuestos necesarios para la vida en un contexto donde también se menciona al cianuro, un nombre que evoca en nuestra mente justo lo contrario de la vida, la muerte, por el carácter de veneno que tiene. Sin embargo, algunos compuestos de cianuro en cantidades ínfimas son imprescindibles para la maquinaria de la vida, como lo son en cantidades igualmente ínfimas compuestos de elementos que nunca nos apetecería ver en nuestro plato, como por ejemplo el azufre, el fósforo o el hierro.

Valiéndose de observaciones hechas desde el observatorio astronómico ALMA en Chile, el equipo internacional de Rob Garrod, de la Universidad Cornell en Ithaca, Nueva York, Estados Unidos, estudió la nube de gas y polvo en la que se están formando estrellas y que es conocida como Sagitario B2 (Sagittarius B2).

Las moléculas orgánicas que se encuentran normalmente en estas regiones formadoras de estrellas consisten en una única “columna vertebral” de átomos de carbono dispuestos en una cadena recta. Pero la estructura de carbono del cianuro de isopropilo se ramifica, por lo que la detección interestelar de esta sustancia es también la primera de una molécula con tales características.

Esta detección abre una nueva frontera en la complejidad de las moléculas que pueden formarse en el espacio interestelar y que potencialmente podrían acabar alcanzando las superficies de planetas. La estructura de carbono ramificada del cianuro de isopropilo es una característica común en moléculas que se precisan para la vida, como los aminoácidos, que son los “ladrillos” con los que están hechas las proteínas. Este nuevo descubrimiento aporta peso a la idea de que las moléculas biológicamente cruciales, como los aminoácidos que se encuentran a menudo en meteoritos, se producen en una fase temprana del proceso de formación estelar, incluso antes de que se formen planetas como la Tierra.



Fuente


Web http://grupogabie.blogspot.com/


Pertenecientes a las redes de investigación

R.a.d.i.o.: Red Argentina de Investigación Ovni
R.a.a.o.: Red Argentina Alerta Ovni
Seti Home

Comentarios