Confirman que el universo es más brillante de lo creído

El análisis minucioso de los datos reunidos por un experimento mediante un cohete sonda de la NASA ha permitido detectar una cantidad inesperadamente grande de luz infrarroja en el espacio oscuro entre las galaxias. Este asombroso resplandor cósmico difuso iguala al brillo de todas las galaxias juntas.

Los datos reunidos por el programa CIBER (Cosmic Infrared Background Experiment) de la NASA y otras instituciones han mostrado que esta luz infrarroja de fondo tiene un espectro distinto del que correspondería a la luz emitida por galaxias muy antiguas y lejanas, mientras que en cambio encaja bien con el espectro que cabría esperar de una población previamente no detectada de estrellas entre las galaxias.

La explicación más sencilla, la que mejor explica las mediciones, es que muchas estrellas han sido desplazadas de su lugar de nacimiento galáctico, y que estas emiten en promedio tanta luz como las estrellas situadas dentro de las galaxias.

El hallazgo parece que va a redefinir el concepto que la comunidad astronómica tiene de lo que es una galaxia. Las galaxias podrían no tener un borde concreto de espacio ocupado por estrellas, sino que tales espacios se prolongarían hasta enormes distancias fuera de la parte más visible de la galaxia, formando así un vasto mar interconectado de estrellas.

Las observaciones del programa CIBER están ayudando por tanto a resolver el debate sobre los orígenes de esta luz infrarroja de fondo en el universo, detectada anteriormente por el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA: Según una de las dos teorías principales, esta luz infrarroja extra proviene de tales estrellas desgajadas de sus respectivas galaxias y demasiado lejanas para ser vistas desde la Tierra de forma individual. Según la otra teoría, procede de las primeras galaxias que se formaron en el universo.

El equipo de Michael Zemcov, astrónomo del Instituto Tecnológico de California (Caltech), así como del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California, ambas instituciones en Estados Unidos, cree que las estrellas de esta enorme población de estrellas extragalácticas son dispersadas por el espacio intergaláctico durante las colisiones entre galaxias. Aunque anteriormente ya se habían observado casos en los que las estrellas eran expulsadas desde las galaxias por medio de perturbaciones gravitatorias ejercidas entre galaxias, los nuevos análisis indican que este proceso es muchísimo más común de lo asumido.

La participación japonesa en el programa CIBER ha contado con el apoyo de la Sociedad Japonesa para la Promoción de la Ciencia, y el Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología, del gobierno japonés. La participación de Corea del Sur en el CIBER ha contado con el apoyo del Instituto Coreano de Astronomía y Ciencia Espacial.


Fuente

Comentarios