El “sonido” del cometa Churyumov-Gerasimenko

Un conjunto de instrumentos en la sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea ha captado señales procedentes del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko que, procesadas hasta hacer audible su frecuencia, resultan en un llamativo conjunto de ruidos.

Los científicos creen que las señales son producidas por oscilaciones en el campo magnético alrededor del cometa, reflejando su actividad, quizá a medida que libera partículas neutras hacia el espacio donde se cargan eléctricamente (se ionizan). El mecanismo físico concreto detrás de las oscilaciones sigue siendo un misterio.

El “sonido” del cometa no sería audible directamente para el oído humano porque está siendo emitido a entre 40 y 50 milihercios, muy por debajo de lo que somos capaces de escuchar los humanos, que normalmente se halla entre los 20 hercios y los 20 kilohercios. A fin de hacer los sonidos audibles para los humanos, los científicos de la Rosetta han incrementado las frecuencias en 10.000 veces.

El conjunto de cinco instrumentos con el que se han captado dichas señales está reuniendo una amplia gama de datos complementarios sobre el entorno de plasma que rodea al cometa. El plasma es el cuarto estado de la materia, un gas eléctricamente conductor que puede transportar campos magnéticos y corrientes eléctricas.

Un conjunto de instrumentos de la sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea ha captado señales intrigantes procedentes del Cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. (Imagen: ESA/NASA/JPL-Caltech)

Estos instrumentos están diseñados para estudiar diversos fenómenos, incluyendo la interacción del cometa con el viento solar (una corriente continua de plasma emitida por el Sol); cambios de actividad en el cometa; la estructura y la dinámica de la tenue “atmósfera” de plasma de este, y las propiedades físicas del núcleo cometario y de la superficie.


Aquí se pueden escuchar las intrigantes señales:
https://soundcloud.com/esaops/a-singing-comet



Fuente

Comentarios