Marte sólo tuvo calor y agua durante cortos episodios

Un nuevoestudio sugiere que el calor y el agua en el Marte primitivo fueron probablemente episódicos, relacionados con breves periodos de actividad volcánica. Las erupciones expulsaban toneladas de gas de dióxido de azufre a la atmósfera, lo que promueve el efecto invernadero.

El trabajo, que combina el efecto de la actividad volcánica de los últimos modelos del clima del Marte primitivo, sugiere que los periodos de temperaturas lo suficientemente calientes para que el agua flujera probablemente duraron sólo unas decenas o cientos de años.
Amplia evidencia de antiguos ríos, arroyos y lagos deja claro que Marte fue en algún momento lo suficientemente caliente como para tener agua líquida fluyendo en su superficie. Aunque eso puede evocar imágenes de un paraíso tropical de Marte, esta nueva investigación, publicada este lunes en la revista 'Nature Geoscience', arroja un poco de agua fría sobre esa idea.
La última generación de modelos climáticos sobre el inicio de Marte sugiere una atmósfera demasiado delgada como para calentar el planeta lo suficiente para que el agua fluya. El sol también fue hace mucho más débil hace miles de millones de años de lo que es hoy en día, lo que complica aún más la imagen de un Marte primitivo más cálido.
"Estos nuevos modelos climáticos que predicen un mundo frío y cubierto de hielo han sido difíciles de reconciliar con la abundante evidencia de que el agua fluyó por la superficie para formar arroyos y lagos", dice James W. Head, profesor de Ciencias de la Tierra, del Medio Ambiente y Planetarias en la Universidad de Brown y coautor del nuevo estudio con Itay Halevy, del Insituto Weizmann de Israel. "Este nuevo análisis proporciona un mecanismo sobre periodos episódicos de calentamiento y fusión de la nieve y el hielo que podría tener cada una duración de décadas a siglos", apostilla.
Halevy y Head exploraron la idea de que el calentamiento puede haber estado relacionado con el vulcanismo periódico. Muchas de las características geológicas que apuntan a flujos de agua están fechadas en hace 3.700 millones años, un momento en que se cree que volcanes masivos llegaron a ser activos y produjeron enormes efusiones de lava.
Sin embargo, en la Tierra, el volcanismo generalizado a menudo conduce a un enfriamiento en lugar de a un calentamiento porque las partículas de ácido sulfúrico y la ceniza gruesa reflejan los rayos del sol, de forma pueden bajar las temperaturas. Pero Head y Halevy creyeron que los efectos del azufre en la atmósfera polvorienta de Marte podrían haber sido diferentes.
Para averiguarlo, los investigadores crearon un modelo de cómo el ácido sulfúrico puede reaccionar con el polvo extendido en la atmósfera marciana. El trabajo sugiere que esas partículas de ácido sulfúrico se habrían depositado sobre partículas de polvo, reduciendo su capacidad para reflejar los rayos del sol. Mientras tanto, el gas de dióxido de azufre produciría un modesto efecto invernadero, lo suficiente para calentar la región ecuatorial de Marte para que pudiera fluir el agua.
Head ha estado haciendo trabajo de campo desde hace años en la Antártida y piensa que el clima en Marte primitivo pudo haber sido muy similar al de los fríos y desérticos Valles Secos de McMurdo. "La temperatura promedio anual en los Valles Secos de la Antártida está muy por debajo de la congelación, pero las temperaturas máximas durante los días de verano puede superar el punto de fusión del agua, formando corrientes transitorias, que luego se vuelven a congelar", explica Head.
"De una manera similar, encontramos que el vulcanismo pudo llevar la temperatura en el Marte primitivo por encima del punto de fusión durante décadas o siglos, causando periodos episódicos de corrientes y la formación de lagos", afirma. Pero a medida que el vulcanismo activo paró en el Marte primitivo, también lo hizo la posibilidad deque hubiera temperaturas más cálidas y fluyera el agua.
Head apunta que la investigación puede ofrecer nuevas pistas sobre dónde podría haber restos fosilizados de vida en Marte, si es que alguna vez existió. "La vida en la Antártida, en forma de esteras de algas, es muy resistente a las condiciones extremadamente frías y secas y simplemente espera a la infusión episódica de agua para florecer y desarrollarse. Por lo tanto, antiguos y actualmente secos y desérticos ríos y lagos en Marte pueden albergar restos de la vida primitiva, si es que alguna vez ocurrió en Marte", concluye.



Fuente

Comentarios