Una de las lluvias de meteoros más misteriosas

La actividad celeste procede de la constelación del Unicornio (Monoceros). Se pueden observar sus meteoros (estrellas fugaces) del 15 al 25 de noviembre; Con máximo de actividad la noche del 21 al 22 de noviembre sobre las 22 h del día 21.

El Estallido

En 1995 se vieron 420 meteoros en un período tan corto como de 5 minutos, por lo que la lluvia fue extraordinariamente intensa, más que lluvia se podría hablar de una tormenta meteórica. Las tormentas meteóricas, son aquellas, en cuyas lluvias, se cuentan mil meteoros o más a la hora, lo que equivale a unos 83 meteoros cada 5 minutos, pero no 420.

El estallido duró media hora, pero aquellos 5 minutos fueron inolvidables para todos los que tuvimos la suerte de estar contemplando tal inenarrable espectáculo celeste.

Una lluvia irregular

Lo curioso de esta misteriosa lluvia, es que los científicos no se conocen aún con qué regularidad se producen los máximos con intensidad como el ocurrido en 1995. Tal vez fuera el primero y el último, pero siempre hay que estar atentos a estas lluvias poco regulares.

Las Alfa Monocerótidas, no tiene un número de meteoros definidos por hora, por ejemplo, las Perseidas de agosto es de 100 a la hora, las Leónidas de noviembre es de más de 20, en ocasiones con tormentas meteóricas, con una periodicidad de 33 años, pero las Alfa Monocerótidas, tiene un número no estimado; variable cada año.

La lluvia es relativamente nueva, hasta que los observadores habituados a la contemplación de lluvias de meteoros, se dieron cuenta que desde un punto cercano a la estrella Alfa de la constelación de Monoceros, partían meteoros produciendo una lluvia de cierta intensidad desde mediados de noviembre hasta final del mismo mes. Eran las Alfa Monocerótidas.

Se busca una cierta periodicidad

Los estudios que se están haciendo sobre las Alfa Monocerótidas, pueden apuntar a que tienen un pico máximo de actividad aunque no de forma regular cada 10 años, ya que estos picos fueron observados los años 1925, 1935, 1985 y 1995. En cualquier caso el problema está sin resolver. Según algunos expertos, no habrá otro estallido extremo de actividad, hasta el período 2017-2020, lo que no debe ser motivo para desatender esta lluvia ningún año.

Sus meteoros

Los meteoros son rápidos y débiles, entrando en la atmósfera con velocidades de 65 km/s. Por lo que suelen producir destellos de corta duración, mientras que otras lluvias, sus meteoros son lentos y podemos gozar de observaciones de meteoros con trayectos muy largos, dejando estelas flotando en el firmamento. Ya que los meteoros de las Alfa Monocerótidas suelen ser débiles, es por ello que necesitamos de cielos muy oscuros. En el peor de los casos, se podrán contemplar entre 5 y 10 meteoros a la hora, pero es caso extraño.

Hacia dónde mirar

Estamos de suerte para poder ver sin dificultad esta lluvia, ya que la Luna es nueva y no aparecerá durante toda la noche, por lo que tenemos la tranquilidad de no ser molestados y deslumbrados por la luz de nuestro satélite, así que las condiciones son inmejorables.

La constelación del Unicornio, de donde radia la lluvia de meteoros, comenzará a salir a las 21,00 aproximadamente. Se trata de una constelación difícil de reconocer porque sus estrellas son muy débiles, pero tenemos unas referencias extraordinarias para dar con ella. Miremos hacia el E y busque unas estrellas muy brillantes: Sirius de la constelación del Perro Mayor (la más brillante del cielo), Procyon, de la constelación del Perro Menor y Betelgeuse de la constelación de Orión. El Unicornio está entre ellas.

Aunque los meteoros pueden aparecer desde cualquier punto del cielo, todos ellos parecerán partir del radiante situado cerca de la estrella Alfa de la constelación del Unicornio.

Consejos:

1.- Aléjese de las luces de las ciudades y pueblos. Busque el lugar más oscuro posible.

2.- No emplee ninguna ayuda óptica, ni telescopios ni prismáticos, la lluvia se ve a simple vista.

3.- Vaya abrigado, lleve comida y bebidas y túmbese.

4.- Los meteoros los podrá ver en cualquier punto del cielo, saliendo de la constelación de Monoceros (El Unicornio)

Más información en Asociación Astronómica de España.

MAPA DEL RADIANTE:
En verde las líneas que dibujan las constelaciones cercanas al radiante.
En rojo las líneas para distinguir las estrellas más brillantes del cielo y aproximarse al radiante.
El círculo azul es el radiante, lugar de dónde parten los meteoros en la constelación de Monoceros.
Miguel Gilarte Fernández es el Director del Observatorio Astronómico de Almadén de la Plata (Sevilla) y Presidente de la Asociación Astronómica de España.
El Observatorio Astronómico de Almadén de la Plata es el mayor centro de divulgación de la astronomía en España. Está abierto para todo el público, que podrá mirar por sus telescopios y utilizarlos, además de desarrollarse gran cantidad de actividades. Zona de turismo estelar.



Fuente

Comentarios