Primera detección en superficie del tránsito de una super Tierra

Un equipo internacional de astrónomos ha medido el paso de una super Tierra delante de una estrella cercana brillante, similar al Sol, usando un telescopio terrestre. Se trata de planetas más masivos que la Tierra, pero menos masivos que planetas como Urano o Neptuno.

El tránsito del exoplaneta, conocido como 55-Cancri-e, es el más superficial detectado desde el suelo, sin embargo, este éxito es un buen augurio para la caracterización de los muchos pequeños planetas, de los que se esperan hallar en las próximas misiones espaciales.
Para este trabajo, publicado en 'The Astrophysical Journal Letters', se ha utilizado el Telescopio Óptico Nórdico en la isla de La Palma (Canarias). Se trata de una instalación de tamaño moderado para los estándares de hoy en día para hacer una detección. Las observaciones anteriores de este planeta de tránsito tenían que confiar en telescopios espaciales.
El aire turbio de la Tierra hace que tales observaciones se conviertan en extremadamente difícil. Pero el éxito del equipo con 55-Cancri-e eleva las perspectivas de la caracterización de decenas de SuperTierras, informa el Centro de Astrofísica de la Institución Harvard-Smithsonian.
"Nuestras observaciones demuestran que se pueden detectar tránsitos de pequeños planetas alrededor de estrellas similares al Sol utilizando telescopios terrestres", ha destacado uno de los responsables de la investigación, Ernst de Mooij. Para este astrónomo, este logro es "especialmente importante" porque próximas misiones espaciales, como TESS (de la NASA) y PLATO (de la Agencia Espacial Europea), van a encontrar muchos pequeños planetas alrededor de estrellas brillantes y "podrán obtener ayuda desde la Tierra para su estudio.
"Es muy notable lo que podemos hacer para llegar hasta el límite de los telescopios e instrumentos existentes, a pesar de las complicaciones que plantea la turbulenta atmósfera de la Tierra", ha explicado otro de los autores, Ray Jayawardhana.
"Observaciones como éstas están allanando el camino hacia la búsqueda de signos de vida en planetas alienígenas desde le lejanía. La teledetección a través de decenas de años luz no es fácil, pero se puede hacer con la técnica adecuada y un poco de ingenio", ha añadido.
El planeta 55-Cancri-e es el doble de grande y tiene una masa ocho veces superior a la de la Tierra. Con un período de orbitación de 18 horas, es el más interior de cinco mundos en un sistema planetario. Debido a su proximidad a la estrella madre, la temperatura del lado diurno del planeta llega a más de 1.700°C --lo suficientemente caliente como para derretir el metal-- con condiciones bastante inhóspitas para la vida.
La primera vez que se detectó fue hace una década, a través de mediciones de velocidad radial. Su presencia se confirmó años más tarde gracias a las observaciones de tránsito realizadas con el telescopio espacial Spitzer.



Fuente

Comentarios