Pronto se detectarán planetas estirados por la gravedad de sus estrellas

Los astrónomos pronto serán capaces de encontrar planetas rocosos estirados por la gravedad de las estrellas que orbitan, según un grupo de investigadores de Estados Unidos.

El equipo, dirigido por Prabal Saxena, de la George Mason University, describe cómo detectar estos mundos exóticos en un artículo en la revista 'Monthly Notices' de la Real Sociedad Astronómica.
Desde el primer descubrimiento de un planeta externo al Sistema Solar --exoplaneta-- en 1993, más de 1.800 mundos se han encontrado en órbita alrededor de otras estrellas. Estos exoplanetas son increíblemente diversos, con un poco de gas como Júpiter y algunos, la mayoría, rocoso como la Tierra.
Los mundos también orbitan sus estrellas a muy diferentes distancias: de menos de un millón de kilómetros a casi 100.000 millones kilómetros de distancia. Los planetas que están muy cerca de sus estrellas experimentan condiciones muy duras, a menudo con temperaturas muy altas ( de más de 1.000ºC) y con una fuerte influencia del campo gravitacional estelar. Esto es más evidente en los planetas con una atmósfera de gran tamaño (los llamados 'Júpiter calientes'), pero más difícil de ver con objetos rocosos.
Prabal y su equipo han modelado casos en que los planetas están en órbita cerca de pequeñas estrellas enanas rojas, mucho más débiles que el Sol, pero que son el tipo más común de estrellas en la galaxia. La rotación de los planetas está bloqueada, por lo que los mundos mantienen siempre la misma cara hacia las estrellas que orbitan, al igual que la Luna lo hace con la Tierra.
Según los científicos, en estas circunstancias, la distorsión de los planetas debe ser detectable en eventos de tránsito, es decir, cuando los planetas pasan delante de sus estrellas y bloquea algo de su luz. Si los astrónomos son capaces de encontrar estos exoplanetas extremos, podrían obtener nuevos conocimientos sobre las propiedades de los mundos similares a la Tierra en su conjunto.
"Imagínese coger un planeta como la Tierra o Marte, colocarlo cerca de una estrella roja y estirarlo hacia fuera. El análisis de la nueva forma por sí sola nos dirá mucho sobre la otra manera imposible de ver la estructura interna del planeta y cómo se producen los cambios en el tiempo", ha explicado el científico.
Las señales sutiles de planetas rocosos 'estirados' se pueden encontrar gracias a algunos telescopios actuales, y sin duda lo harán con los observatorios más potentes, como el Telescopio Espacial James Webb (JWST) y el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT), que se deben a entrar en servicio en el próximos años.


Fuente

Comentarios