Un planeta es devorado en secreto por su propio Sol

Un planeta de 1,4 veces el tamaño de Júpiter está siendo consumido por su propia estrella, tras un velo de magnesio que absorbe toda la luz en algunas longitudes de onda, según el telescopio Hubble.

WASP-12b, originalmente descubierto en 2008, es un planeta gigante de gas que orbita muy cerca de su estrella madre. La distancia de la estrella y el planeta es tan pequeña que el planeta completa una órbita en poco más de un día terrestre.
Esta proximidad ha evaporado una sobrecalentada nube de gas de aproximadamente tres veces el radio de Júpiter que alimenta la estrella. Sin embargo, parte de este gas se está moviendo hacia el espacio interestelar creando una cubierta alrededor de la estrella.
El recubrimiento de gas es delgado, y apenas perceptible en luz visible, pero las nuevas observaciones se hicieron con el telescopio Hubble usando luz ultravioleta cercana. El equipo descubrió que un elemento en la nube es el magnesio, que es extremadamente eficiente en la absorción de luz ultravioleta cercana. Estas longitudes de onda son extremadamente sensibles a la presencia de gas tenue, y pueden mostrar a la estrella casi invisible.
El estudio fue realizado por investigadores del consorcio británico Wide Angle Search for Planets (WASP), que originalmente descubrió el planeta en 2008, junto con expertos del Espectrógrafo de Orígenes Cósmicos a bordo del Hubble, y de actividad estelar y absorción interestelar del Centro de Astrofísica y Astronomía Espacial de la Universidad de Colorado.
Carole Haswell, profesora de Astronomía en la Open University, que dirigió el estudio, dijo que nunca antes se había observado una estructura como esta alrededor de una estrella.


Fuente

Comentarios