Un planeta inclinado sobre su lado también puede ser habitable

Científicos han demostrado que un planeta de alta oblicuidad, con un eje prácticamente horizontal, podría ser habitable si su superficie estuvo completamente cubierta por un océano. Con esta hallazgo, demuestran que con agua y unas temperaturas "relativamente cómodas", cualquier mundo tiene oportunidades de albergar vida.

Uno de los autores de este estudio, David Ferreira, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), ha señalado que un planeta con alta oblicuidad parece algo extremo, porque, inclinado sobre su lado, su polo norte experimentaría la luz del día continuamente durante seis meses, y luego la oscuridad durante seis meses, mientras el planeta gira alrededor de su estrella.
Esto supone que su ambiente fuera, básicamente, hervir y congelar. Sin embargo, si las temperaturas que 'caen' sobre este mundo son "bastante suaves", su océano se calienta durante el verano y se enfría durante el invierno pero de una manera prudencial. "Así que, en la búsqueda de exoplanetas habitables, uno no puede ser rechazado sólo por su oblicuidad", ha declarado el científico.
Ferreira y sus colegas usaron un modelo desarrollado en el MIT para simular una alta oblicuidad de un planeta acuoso, a una distancia similar existente entre la Tierra y el Sol, cubierto enteramente en el agua. El modelo tridimensional está diseñado para simular las circulaciones entre la atmósfera, el océano y el hielo marino, teniendo en cuenta los efectos de los vientos y el calor en la conducción de un océano profundo de 3.000 metros. Además, se añadieron lagos de 50, 100 y 200 metros de profundidad.
Para el trabajo, publicado en 'Icarus', los investigadores utilizaron un modelo detallado que simula un planeta en tres oblicuidades: 23 grados (lo que representa una inclinación similar a la Tierra), 54 grados y 90 grados. Y para este último, se encontraron con que, con un océano, incluso de 50 metros de profundidad, el mundo absorbería suficiente energía solar durante el verano polar y lo liberaría a la atmósfera en el invierno como para mantener un lugar con clima templado.
Como resultado, el planeta en su conjunto experimentaría temperaturas primaverales durante todo el año. "Esperábamos que al existir un océano en el planeta podría ser un poco más habitable, pero no llegar a este punto", ha señalado Ferreira, que ha calificado de "realmente sorprendente" el hallazgo.


Fuente

Comentarios