La nave Rosetta descubre indicios de hielo en el cuello del cometa 67P

Si se pudiera ver con el ojo humano desnudo, el núcleo del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko sería gris oscuro por todas partes. Con su gama de filtros especializados, sin embargo, el sistema OSIRIS de imágenes científicas de la nave Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA), que orbita este cometa, puede discernir pequeñas diferencias en la reflectividad en diferentes longitudes de onda a través de la superficie del cometa. A su vez, estas diferencias pueden revelar algunas pistas sobre la composición local del cometa.

La imagen que se muestra aquí se centra en la región Hapi del cometa. Hapi está ubicada en el cuello entre los dos lóbulos del cometa y en los últimos meses ha demostrado ser particularmente activa, origen de muchas de los espectaculares chorros de polvo y gas en las imágenes de plano general del núcleo.

Tres imágenes de OSIRIS separadas fueron tomadas a través de tres filtros de banda ancha centrados a 989, 700 y 480 nanómetros, respectivamente. Estos se combinaron entonces como rojo, verde, y azul, respectivamente, para hacer una imagen en color.

Debido a que las imágenes fueron tomadas en secuencia, hubo cierto movimiento de rotación entre la nave y el cometa, lo que significa que alinear con precisión las imágenes antes de que se combinen no es trivial. Pequeños errores en este proceso pueden conducir a características de color de pequeña escala que no son reales, por lo que es importante centrarse en las variaciones de color de gran escala entre Hapi y las regiones vecinas como una indicación de las diferencias de composición.

Según se desprende de esta imagen, Hapi refleja la luz roja con menor eficacia que la mayoría de otras regiones visibles sobre el cometa y así aparece ligeramente azulada. Es importante destacar que esta coloración azulada podría apuntar a la presencia de hielo de agua congelada en o justo debajo de la superficie polvorienta de Hapi, informa la ESA en su blog sobre esta misión.

Los científicos creen que las propiedades de reflectividad distintas de Hapi apuntan a una mayor abundancia de agua congelada en la superficie o bajo ella. Las diferencias de color son muy leves y podrían explicarse por la presencia de sólo pequeñas cantidades de hielo de agua escondidas a través de la cubierta de polvo que cubre gran parte de 67P/CG.

Misiones anteriores habían observado características similares en los cometas Hartley-2 y Tempel-1, y también asociaron un espectro azul con la presencia de agua congelada. Aunque OSIRIS sólo puede tomar imágenes en un número limitado de bandas espectrales, Rosetta está equipado con otros instrumentos, incluyendo VIRTIS, que serán capaces de hacer una identificación inequívoca de la firma espectral de las moléculas de agua congelada en la reflexión de infrarrojos.

A la gran distancia del Sol en que se ha movido el cometa, la zona de Hapi ha debido ser muy fría. Por lo tanto, podría haber sido capaz de retener los hielos en su superficie durante las últimas órbitas alrededor del Sol y retener suficiente combustible para crear la actividad presenciada en los últimos meses.



Para obtener mas información

Comentarios