Asteroides activos

Conocidos también como cometas del cinturón principal, los asteroides activos son una nueva categoría de objetos astronómicos que sin embargo desarrollan una especie de cabelleras y colas transitorias de polvo que los acercan en su aspecto a los cometas.

Son muy pocos los que se conocen hasta la fecha, lo que sugiere que se trata de una clase de cuerpos poco habitual y que vale la pena estudiar. Los astrónomos intentan averiguar qué mecanismos producen este comportamiento.

Los científicos están acostumbrados a comprobar cómo los cometas, aparentemente inertes cuando se hallan lejos del Sol, empiezan súbitamente a arrojar material al espacio en cuanto se acercan mucho a él. Son masas de hielo, el cual se sublima desde su superficie al ser calentado por la acción de la luz solar.

Por su parte, los asteroides del cinturón principal (situados a entre 3,2 y 1,6 unidades astronómicas del Sol), entre Marte y Júpiter, no llegan a aproximarse demasiado a nuestra estrella. La mayoría son cuerpos rocosos, que se limitan a seguir su órbita alrededor del Sol. En 1979, sin embargo, se descubrió un asteroide en esta zona que pasaría a la historia. Fue bautizado como 1979 OW7, pero se le perdió de vista, hasta que fue redescubierto en 1996 y llamado 1996 N2. Eric Elst y Guido Pizarro lo estudiaron y llegaron a la conclusión de que podía ser un cometa, debido a que presentaba una cierta actividad, arrojando polvo al espacio. Ello le proporcionaba una especie de cola. Ante este hallazgo, su nombre pasó a ser 133P/Elst-Pizarro, aunque quienes piensan que sigue siendo un asteroide lo denominan 7968 Elst–Pizarro.



Para obtener mas información

Comentarios