El agujero negro más brillante resucita después de 26 años

Uno de los agujeros negros más cercanos a la Tierra ha vuelto a la vida con una violencia inusitada tras más de 25 años de inactividad. Este monstruo de la Vía Láctea está produciendo potentes brotes de luz a medida que devora parte de la estrella que lo acompaña. El fenómeno es uno de los más extremos que se han podido observar nunca y está ocasionando un enorme revuelo entre astrónomos profesionales y aficionados.

Es algo “que sólo se ve una vez en la vida”, explicaba ayer a Materia Erik Kuulkers, científico jefe del telescopio espacial Integral de la Agencia Espacial Europea (ESA). La tarde del 15 de junio, minutos después de aterrizar en Madrid, donde trabaja, Kuulkers vio el correo electrónico con la alerta enviada por el telescopio espacial Swift de la NASA. Había un repentino brote de rayos gamma y rayos x en la constelación Cygnus, o del Cisne, donde se encuentra el agujero negro. Kuulkers dirigió rápidamente hacia ese punto del cielo los ojos de Integral, comprobó la existencia de la erupción justo en ese punto y envió nuevas alertas para la comunidad internacional. Unos pocos días después “no hay observatorio del hemisferio norte, el único desde el que puede observarse este agujero negro, que no esté apuntando hacia él”, explica Teo Muñoz-Darias, astrónomo del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

PUBLICIDAD

MONSTRUOS DEL COSMOS
Descubierto el agujero negro más grande y brillante del universo primitivo
Una guerra en torno a los agujeros negros para conciliar a Einstein y la mecánica cuántica
Hallan un posible ‘eslabón perdido’ de los agujeros negros supermasivos
El universo dirá si Einstein tenía razón antes de 2016
“Este agujero se ha convertido ya en la fuente de rayos X más potente que se puede observar en el cielo y, si no fuera por la contaminación del polvo que hay entre nosotros, se podría observar desde la Tierra a simple vista”, resalta. Su luminosidad es unas 50 veces superior a la de la nebulosa del Cangrejo, que suele ser uno de los objetos más brillantes del cielo nocturno a altas energías, ha explicado la ESA. Basta un pequeño telescopio de aficionado para poder ver el potente destello, que durará “dos o tres meses”, según ambos expertos.

El V404 Cygni es un sistema binario compuesto por un agujero negro con unas 12 veces la masa del Sol y la estrella que orbita a su alrededor, ligeramente más pequeña que nuestro astro. Está a 8.000 años luz, lo que le convierte en uno de los dos agujeros negros más cercanos a la Tierra. Ahora que ha vuelto a la actividad, también es el más brillante de forma esporádica, según Kuulkers. Estas dos características lo convierten en un fenómeno “único, que aparecerá seguro en los libros de texto”, resalta Muñoz-Darias.

Tiene unas 12 masas solares y es uno de los dos agujeros negros más cercanos a la Tierra
Ambos expertos se encuentran en Tenerife para asistir a la Semana Europea de la Astronomía y las Ciencias del Espacio, que reúne a 1.200 científicos hasta el viernes. La repentina vuelta a la vida del V404 y su extraño comportamiento se ha convertido en uno de los protagonistas del encuentro, el más importante de este tipo en Europa, según ha destacado hoy la Sociedad Española de Astronomía. La web del Astronomers Telegram, el diario de avisos más popular entre los astrónomos, bulle con decenas de notificaciones en las que se describe este fenómeno en el espectro óptico, de rayos X, gamma, radio...

El Gran Telescopio de Canarias (GTC), el mayor observatorio óptico del mundo, ha sido uno de los instrumentos claves para captar el fenómeno en luz visible. “El miércoles 17 de junio, cinco horas después de recibir la alerta, ya estábamos observándolo”, recuerda Muñoz-Darias. Gracias a su espejo de 10,4 metros, el GTC está captando al detalle los cambios en luminosidad del agujero. Las observaciones indican que aumenta a trompicones, con altibajos que duran minutos u horas a lo sumo. Se trata de algo totalmente atípico, dicen los astrónomos, y muestra en directo, con una resolución sin precedentes, los dos comportamientos fundamentales de estos esquivos cuerpos que tragan todo a su alrededor, incluida la luz. El primero se llama acreción. Durante décadas, la fuerza gravitatoria del agujero negro ha ido arrancando las capas más superficiales de su estrella, que han formado un disco en torno suyo. Ahora ese material, acelerado hasta casi la velocidad de la luz, ha sido devorado tras cruzar el horizonte del agujero negro. Este proceso lleva emparejado un segundo en el que, tras el atracón, el sumidero escupe literalmente chorros de materia por sus dos ejes de rotación.

Viejo conocido
“Cuando pase el tiempo podremos resolver cuestiones fundamentales, como cuál es el origen de los jets [los chorros de materia que escupe el agujero]”, comenta Jorge Casares. En 1992, cuando aún era un estudiante, este físico del IAC fue el primero en medir la masa del V404. El cuerpo se había descubierto tres años antes, precisamente durante el único episodio de violenta actividad que se había podido observar hasta ahora, obviamente sin el gran despliegue de telescopios espaciales y terrestres que están disponibles en la actualidad. Su violento comportamiento parece seguir patrones de actividad irregular que son un enorme misterio y que han podido estar sucediendo durante mucho tiempo. Antes de las primeras observaciones científicas de 1989, hay placas fotográficas tomadas en 1938 y en 1956 que ya mostraban un potente destello justo en el punto del cielo donde está el V404.

Desde el descubrimiento de esta nueva erupción se está siguiendo la evolución de este objeto las 24 horas, documentando al detalle su evolución. “Vamos a tener una cantidad de datos tan grande que nos llevará años entender qué está pasando”, reconoce Muñoz-Darias.



Para obtener mas información

Comentarios