El «wifi» de las naves espaciales: viajar alrededor del espacio impulsado por microondas

La empresa canadiense Escape Dinamics está realizando una serie de test para comprobar si es posible lanzar naves espaciales,usando como «combustible» microondas enviadas desde la Tierra. Si el prototipo funciona, el ahorro en las siguientes misiones espaciales puede ser considerable, según informa la página especializada «phys.org».

En la actualidad, los cohetes tienen motores multifase en el que cada parte es rellanada con gases propulsores que le ayudan a desplazarse hacia el espacio, cuando estas sustancias hacen combustión. El método no resulta barato, ya que el gas propelente es pesado. La idea de Escape Dinamics consiste en usar microondas emitidas desde la Tierra para calentar el hidrógeno almacenado en el cohete e impulsarle. Lo que a juicio de los desarrolladores de la compañía canadiense podría resultar mucho más eficiente, y que ven factible tras unas primeras pruebas positivas.

Esta serie de pruebas ha obligado a la construcción de plataformas que operen desde el terreno, y evalúen el impulso que es generado. En concreto, el equipo de desarrolladores han estimado un empuje específico de 500 segundos cuando se usa helio, y se cree que cuando se cambie al hidrógeno la autonomía podrían incrementarse hasta los 600 segundos, suficiente para realizar un pequeño viaje espacial.

Dificultades
Con un plano espacio real, las microondas atacarían el protector de calor en la parte inferior de la embarcación (tanto en el despegue y como lo hizo su camino hacia el espacio) la alimentación de un motor electromagnético que a su vez calienta el hidrógeno liberado desde una cisterna. El resultado sería empujado a través de una boquilla, de lo que resultaría el impulso. Una vez en órbita el cohete debería permenecer en el espacio el tiempo suficiente como para desplegar un satélite, y luego deslizarse hacia abajo a la Tierra. El truco aquí es que todo el sistema no tiene que ser eficiente, sino toda la nave. La matriz de las ondas podría ser alimentado por electricidad, generada por cualquier número de medios, aquí en la Tierra.

No todo el campo es orégano, porque como ha informado «phys.org» hay todavía varios obstáculos que superar para que el proyecto pueda ser considerado viable. Por ejemplo, entre las principales dificultades, las pequeñas ondas deberían demostrar la suficiente fuerza para mantener la nave desplazándose cuando salga al espacio. También podrían surgir problemas de seguridad por la cantidad de microondas lanzada fuera de nuestro planeta. Por otro lado, la ide a parece viable y eso podría significar un importante ahorro en el envío de satélites.



Para obtener mas información

Comentarios