21/10/2016 - La Estación Espacial recibe tres nuevos tripulantes Tres nuevos tripulantes están a bordo de la Estación Espacial Internacional: el astronauta de la NASA Shane Kimbrough, y los cosmonautas Sergey Ryzhikov y Andrey Borisenko de Roscosmos. Tras un viaje de dos días desde la Tierra, las escotillas en la estación espacial y en la nave Soyuz MS-02 se abrieron a las 12:20 GMT de este 21 de octubre, marcando la llegada al laboratorio orbital de los nuevos integrantes de la .Expedición 49/50.

9/6/16

Un misterioso viento eléctrico puede convertir planetas habitables en desiertos

Venus es un planeta que se parece mucho a la Tierra. Tiene un tamaño similar y una gravedad comparable. Además, parece que en el pasado tuvo océanos de agua líquida en la superficie. Sin embargo, hoy en día experimenta temperaturas de 460 grados centígrados a ras de suelo (más que suficiente para hornear una pizza) y los océanos se han evaporado. Todo ese gas y esa temperatura aumentan la presión de la atmósfera hasta llegar a cotas 100 superiores a la terrestre. Pero el agua se ha esfumado: hay unas 10.000 o 100.000 veces menos agua en la atmósfera de Venus que en la de la Tierra. Como resultado, el planeta se comporta como una especie de olla a presión seca en la que la vida, al menos tal y como la conocemos, no puede sobrevivir.

Si antes había agua y hoy no hay humedad en la atmósfera, la pregunta más evidente es: ¿adónde fue el vapor? La respuesta es que, por algún motivo, el agua se separó en oxígeno e hidrógeno. Con el tiempo, el hidrógeno escapó y el oxígeno se fue quedando incrustado en la superficie a medida que oxidaba rocas. Pero, según una investigación de la NASA presentada recientemente en Geophysical Review Letters, hay un nuevo culpable al que señalar. Se trata del viento eléctrico, una energía que en el pasado erosionó los restos de oxígeno y agua que había en la atmósfera de Venus con una sorprendente fuerza.

«Descubrimos que el viento eléctrico, que se pensaba que no era más que el diente de una gran rueda, es de hecho un gran monstruo capaz de absorber todo el agua de Venus por sí solo», ha dicho Glyn Collison, investigador en el Goddard Space Flight Center, en Maryland, Estados Unidos. «Es sorprendente, impactante. Nunca soñamos con que el viento eléctrico pudiera ser tan poderoso como para absorber el oxígeno de la atmósfera y lanzarlo al espacio. Es algo que habrá que tener en cuenta cuando busquemos planetas habitables».

Al igual que cada planeta tiene un campo gravitatorio, también tiene un débil campo eléctrico. Este campo está muy influido por la meteorología del espacio, un conjunto de fenómenos solares que pueden moldear el campo magnético y la composición de la atmósfera del planeta. Este tipo de fenómenos, por ejemplo, en el pasado raptaron la atmósfera de Marte.

¿Qué papel juega este campo eléctrico? Por ejemplo, mientras que la gravedad del planeta atrae a la atmósfera, la fuerza eléctrica tiende a expulsarla al exterior.

En Venus, lo llamativo es que el campo eléctrico es cinco veces más potente que el campo de la Tierra, a pesar de que ambos planetas tienen un tamaño similar. Esto le permite expulsar, ya no solo a los ligeros átomos de hidrógeno, sino también a los más pesados átomos de oxigeno. La gravedad de Venus puede hacer poco para evitarlo.

Un monstruoso campo eléctrico
«En realidad no sabemos por qué el campo eléctrico es tan fuerte en Venus», ha dicho Collinson. «Pero creemos que puede tener que ver con el hecho de que Venus esté tan cerca del Sol, y con que la luz ultravioleta solar sea el doble de brillante».


Como resultado, se puede decir que no hay muchos planetas más hostiles que Venus con el agua: primero, el calor del Sol evapora el agua que pueda haber la superficie. Después, la luz la parte en hidrógeno y oxígeno y, por último, el campo eléctrico expulsa a estos átomos a la profundiades del espacio. Al final, no queda ni rastro de agua en este «infierno» de planeta.

«Si fueras un desgraciado ión de oxígeno en las últimas capas de la atmósfera de Venus, serías el ganador de una terrible lotería», ha bromeado Collinson. «Tú y todos tus amigos iones seréis echados a rastra y golpeados hacia el espacio por una mano invisible. Y nada puede salvaros».

Los investigadorse usaron un sensor capaz de medir campos eléctricos, el ASPERA-4, un aparato instalado a bordo de la misión Venus Express, de la ESA. Hasta ahora, se habían hecho estudios similares en Titán y Marte (donde la misión MAVEN intenta comprender por qué el planeta rojo se secó), pero ha sido en Venus, un planeta mucho más cercano al Sol, donde los científicos han visto la presencia de un potentísimo campo eléctrico.

¿Por qué es importante aprender más sobre este tipo de cosas? Los investigadores dicen que averiguar esto es crucial a la hora de buscar planetas habitables en torno a otras estrellas. Por ejemplo, ocurre que algunas estrellas emiten aún más luz ultravioleta que el sol, por lo que en teoría podrían crear vientos eléctricos más poderosos y por eso acabar con la atmósfera de planetas que en principio podrían ser propicios para la vida.


Para obtener mas información

No hay comentarios: