Así será la muerte dulce de ‘Rosetta’

La sonda Rosetta nos habrá dejado mañana para siempre. Esta nave algo más grande que un frigorífico ha hecho historia, junto a su hermana Philae, al ser las primeras en acompañar a un cometa en su viaje hacia el Sol y aterrizar sobre él. Estos días, los ingenieros de la Agencia Espacial Europea (ESA) preparan un último “más difícil todavía”: posar a Rosetta al lado de una fosa del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, donde podría estar la clave para descifrar el origen de la vida en el Sistema Solar, y que todo el mundo se emocione al verlo en directo.



Para obtener mas información

Comentarios