Confirman el origen cósmico de unas misteriosas ondas de radio

Un estallido de ondas de radio de una fracción de segundo, detectado por el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico, ofrece nuevas pruebas de impulsos misteriosos que parecen provenir de lo más profundo del espacio exterior.
El hallazgo de un equipo internacional de astrónomos, publicado en The Astrophysical Journal, constituye la primera vez que el llamado "estallido de radio rápido" se ha detectado con un instrumento que no sea el radiotelescopio Parkes en Australia.
Los científicos que usan el Observatorio Parkes han grabado un puñado de este tipo de eventos, pero la falta de hallazgos similares de otros centros habían llevado a la especulación de que el instrumento de Australia podría haber estado recogiendo señales procedentes de fuentes terrestres o cercanas al planeta.
"Nuestro resultado es importante porque elimina cualquier duda de que estas explosiones de radio son realmente de origen cósmico", dijo Victoria Kaspi, profesora de astrofísica en la Universidad de McGill en Montreal e investigadora principal del proyecto púlsar que detectó este estallido de radio rápido. "Las ondas de radio muestran que todas las señales han venido de muy lejos de nuestra galaxia, una perspectiva muy emocionante."

Exactamente lo que puede ser la causa de este tipo de explosiones de radio representa un nueva e importante enigma para los astrofísicos. Las posibilidades incluyen una gama de objetos astrofísicos exóticos, tales como la evaporación de los agujeros negros, la fusión de estrellas de neutrones, o bengalas de magnetares, un tipo de estrella de neutrones con campos magnéticos extremadamente potentes.
"Otra posibilidad es que sean explosiones más brillantes que los pulsos gigantes vistos desde algunos púlsares", señala James Cordes, profesor de Astronomía en la Universidad de Cornell y coautor del nuevo estudio.
NO DETECTADAS, PERO HABITUALES EN EL UNIVERSO
El pulso inusual se detectó el 2 de noviembre de 2012, en el Observatorio de Arecibo, un centro patrocinado por la Fundación Nacional de Ciencias de EE.UU.que cuenta con la mayor y más sensible radiotelescopio del mundo, con un plato de radio-espejo que abarca 305 metros y que cubre alrededor de 20 hectáreas.
Aunque las explosiones de radio rápidas duran sólo unas pocas milésimas de segundo, y rara vez se han detectado, el equipo internacional de científicos que informaron del hallazgo de Arecibo confirmaron estimaciones anteriores de que estas explosiones cósmicas extrañas ocurren aproximadamente 10.000 veces al día en todo el cielo. Este sorprendentemente gran número se deduce calculando cuánto cielo fue observado y por cuánto tiempo.
"El brillo y la duración de este evento, y la tasa inferido a la que se producen estas explosiones, son coherentes con las propiedades de los estallidos detectados anteriormente por el telescopio de Parkes en Australia", dijo Laura Spitler, autora principal del nuevo estudio.
Las explosiones parecen venir de más allá de la Vía Láctea en base a la medición de un efecto conocido como dispersión de plasma. Los pulsos que viajan a través del cosmos se distinguen de la interferencia del hombre por el efecto de los electrones interestelares, que causan que las ondas de radio viajen más lentas en las frecuencias de radio más bajas. La explosión detectada por el telescopio de Arecibo tiene tres veces la medida de dispersión máxima que se podría esperar de una fuente dentro de la galaxia.




Fuente


Web http://grupogabie.blogspot.com/

Pertenecientes a las redes de investigación

R.a.d.i.o.: Red Argentina de Investigación Ovni
R.a.a.o.: Red Argentina Alerta Ovni
Seti Home

Comentarios