Descubren las estrellas más alejadas en la Vía Láctea

Astrónomos del Haverford College (Estados Unidos) han descubierto las dos estrellas más distantes jamás descubiertas en nuestra galaxia.
Las afueras lejanas de la Vía Láctea albergan valiosas pistas para la comprensión de la formación y evolución de nuestra galaxia. Sin embargo, debido a las distancias abrumadoras y una población muy dispersa de estrellas, muchos objetos no han sido identificados más allá de 400.000 años luz, con sólo siete estrellas conocidas hasta la fecha más allá de este límite.
En un estudio publicado en Astrophysical Journal Letters, John Bochanski y su equipo detalla ahora el descubrimiento de dos gigantes rojas, ULAS J0744 +25 y ULAS J0015 +01. Estas estrellas están muy lejos, a una distancia de 775.000 y 900.000 años luz, respectivamente. Las estrellas gigantes fueron seleccionados de las observaciones contenidas en el Estudio de Cielo Profundo en Infrarrojo UKIRT y en el Sloan Digital Sky Survey.
Las estrellas gigantes rojas son relativamente raras en comparación con las estrellas enanas rojas cercanas. Sin embargo, los gigantes son casi 10.000 veces más brillantes que las enanas, haciéndose visibles incluso a distancias muy grandes. Usando una combinación de filtros destacando diferentes partes de la luz óptica y del infrarrojo cercano de estos gigantes, el equipo fue capaz de identificar candidatos a gigantes rojas frías.
Entonces, los científicos obtuvieron confirmación espectroscópica de la identidad de estas estrellas utilizando el telescopio de 6,5 metros en el Observatorio MMT en el monte Hopkins, en Arizona.
"Realmente es como buscar una aguja en un pajar", dice Bochanski. "Excepto que nuestro pajar se compone de millones de estrellas enanas rojas."

Los astrónomos utilizaron una variedad de métodos para estimar las distancias a estas estrellas, pero todos los métodos apuntaban a la misma conclusión: Estas estrellas están muy lejos. Están más de un 50 por ciento más lejos del Sol que cualquier estrella conocida en la Vía Láctea, o cerca de cinco veces más distante que la Gran Nube de Magallanes. De hecho, se encuentran alrededor de un tercio de la distancia a la galaxia de Andrómeda, espiral hermana de la Vía Láctea en su Grupo Local.
LA LUZ SALIÓ CUANDO EL HOMBRE EMPEZABA A CONTROLAR EL FUEGO
"Las distancias a estas dos estrellas son casi demasiado grandes para comprender", dice Bochanski. "Para ponerlo en perspectiva, cuando la luz de ULAS J0015 +01 dejó la estrella, nuestros primeros ancestros humanos estaban empezando a hacer fuego aquí en la Tierra."
La importancia de ULAS J0744 +25 y ULAS J0015 01 va más allá de sus distancias de registro debido a que habitan en el halo de la Vía Láctea. Algunos astrónomos creen que el halo es como una nube de migas galácticas, el resultado de la fusión de la Vía Láctea con muchas galaxias más pequeñas durante la vida de nuestra galaxia, dice el astrónomo del Haverford College Bet Willman, co-autor del estudio.
"La teoría predice la presencia de un halo estelar tan extenso, formado por los restos destruidos de pequeñas galaxias enanas que se fusionaron a través del tiempo cósmico para formar la propia Vía Láctea", dice Willman. "Las propiedades de las gigantes rojas frescas en el halo de este modo preservan la historia de la formación de nuestra Vía Láctea. Estas estrellas son realmente los fantasmas de galaxias del pasado".




Fuente


Web http://grupogabie.blogspot.com/

Pertenecientes a las redes de investigación

R.a.d.i.o.: Red Argentina de Investigación Ovni
R.a.a.o.: Red Argentina Alerta Ovni
Seti Home

Comentarios