Los asteroides como inesperados cuerpos con actividad eléctrica

El espacio puede parecer vacío, pero no es un vacío en absoluto. En él hay actividad eléctrica que no es visible para nuestros ojos. La NASA está desarrollando planes para enviar humanos a un asteroide, y quiere saber más sobre el entorno eléctrico que los exploradores encontrarán ahí.

Un viento solar enviado desde la superficie del Sol a aproximadamente un millón de millas por hora (1,6 millones de km/h) fluye alrededor de todos los objetos del sistema solar, formando vórtices en sus estelas. Los campos magnéticos transportados por el viento solar se distorsionan, se retuercen y se quiebran a medida que chocan contra los campos magnéticos alrededor de otros astros en nuestro sistema solar, acelerando partículas a millones de kilómetros por hora y enviando corrientes eléctricas en forma de tormentas magnéticas que, alrededor de la Tierra, pueden dañar tecnología sensible a ellas, como satélites y redes de suministro eléctrico.

En objetos sin aire como lunas y asteroides, la luz solar expulsa electrones (cargados negativamente) de la materia, proporcionando a las áreas iluminadas una fuerte carga eléctrica positiva. El viento solar es un gas eléctricamente conductor, o lo que se conoce como plasma, donde la materia ha sido descompuesta en electrones, que son relativamente ligeros, e iones cargados positivamente, que son miles de veces más masivos. Mientras que las áreas donde la radiación solar incide de manera directa pueden cargarse positivamente, las que están a la sombra adoptan una fuerte carga eléctrica negativa cuando los electrones en el viento solar se adelantan a los iones más pesados para llenar los espacios huecos creados a medida que el viento solar pasa junto a los cuerpos.

La superficie de la Tierra está protegida de los efectos directos de esta actividad gracias al campo magnético de nuestro planeta, pero los objetos sin aire que carecen de campos magnéticos repulsivos lo bastante fuertes, como los pequeños asteroides, no tienen protección frente a la actividad eléctrica en el espacio.

El equipo de Michael Zimmerman, del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, en Laurel, Maryland, Estados Unidos, en el marco de un proyecto financiado por la NASA, ha desarrollado un nuevo modelo digital que puede predecir y visualizar la interacción entre el viento solar, la radiación solar y la superficie de los asteroides, con un nivel de detalle sin precedentes.

Zimmerman y sus colaboradores planean usar el modelo para ver si la actividad eléctrica alrededor de los asteroides de interés presenta algún peligro potencial para los exploradores humanos.

Por ejemplo, entender el entorno eléctrico alrededor de un asteroide podría ayudar a identificar lugares del mismo donde los astronautas podrían realizar con seguridad su primer contacto con el objeto.

Tal como señala William Farrell de la NASA, miembro del equipo de desarrollo del modelo, si un astronauta está unido con un cable a una nave espacial que se encuentra expuesta al sol y está cargada positivamente, y toca una superficie del asteroide a la sombra cargada negativamente, podría producirse un flujo de corriente inesperado entre los dos sistemas al entrar en contacto.

El modelo podría usarse también para predecir interacciones entre un asteroide y la propia nave espacial. Una de las razones del interés científico en visitar asteroides es que son restos relativamente prístinos de la formación del sistema solar, de manera que proporcionan pistas sobre cómo se formaron los planetas y se originó la vida. Sin embargo, la propia ionización generada como consecuencia de la presencia de una sonda espacial o nave tripulada podría ejercer en parcelas del asteroide efectos capaces de alterar mediciones y análisis, con el riesgo de obtener datos falsos y llegar a conclusiones equivocadas.



Fuente


Web http://grupogabie.blogspot.com/


Pertenecientes a las redes de investigación

R.a.d.i.o.: Red Argentina de Investigación Ovni
R.a.a.o.: Red Argentina Alerta Ovni
Seti Home

Comentarios