Caminaremos más rápido en la Luna

Ver caminar a Neil Armstrong en la Luna, con esos pasos lentos y torpes, resulta apasionante, pero, contrariamente a la creencia popular, el peculiar paseo del astronauta no era el resultado de la baja gravedad sobre la superficie lunar. Según John De Witt, experto en medicina deportiva que trabaja para la NASA, los primeros trajes espaciales no fueron diseñados para caminar, por lo que los astronautas tenían que adaptar sus movimientos a las restricciones de su vestimenta. Investigadores han querido aprender más acerca de cómo los seres humanos se mueven en baja gravedad, incluyendo la velocidad en la que pasamos de un paseo a la carrera, para poder diseñar un moderno traje espacial que permita una mayor libertad de movimientos.

Para probar los efectos de la verdadera gravedad lunar sin salir de la Tierra, Witt y su equipo han realizado un vuelo parabólico a bordo de un avión adaptado DC-9 de la NASA. El aparato sube y baja en picado en ángulos para simular las condiciones de la gravedad, en este caso, de nuestro satélite natural.

Los científicos reclutaron a tres astronautas y otros cinco sujetos de prueba habituados a volar que podían tolerar la incomodidad del vuelo y no marearse para probar su capacidad de carrera. Una vez en el aire, el equipo sólo tenía 20 segundos durante cada ciclo de montaña rusa -cuando la gravedad a bordo caía a una sexta parte de la de la Tierra- para probar los estilos de andar y correr de los voluntarios en una cinta de correr, sobre una gama de velocidades de 0,67 a 2 m por segundo. Los experimentos funcionaron sin problemas después de las primeras parábolas.

Una vez en tierra, De Witt y sus colegas analizaron la velocidad a la que los caminantes hacían la transición hacia la carrera. «Correr se define como el período de tiempo con los dos pies fuera del suelo», explica el investigador, quien agregó que se esperaba que el paseo para ejecutar la transición se produjera a 0,8 m por segundo en la gravedad lunar, basado en cálculos teóricos. Sin embargo, cuando el equipo calculó la velocidad de transición de sus experimentos, se llevaron una una sorpresa: El promedio era de 1,4 metros por segundo.

«Esta diferencia es, para mí, la parte más interesante del experimento; tratar de entender por qué tenemos estos números», dice De Witt, quien sugiere que las fuerzas de aceleración generadas por los brazos y las piernas en balanceo podrían explicar el cambio en la velocidad de transición. «Lo que creo que termina pasando es que a pesar de que la atmósfera es la gravedad lunar, la gravedad efectiva en nuestro sistema es la gravedad lunar más las fuerzas generadas por el vaivén de los brazos y las piernas», explica. Este efecto de balanceo de brazos y piernas probablemente sucede también en la Tierra, pero las fuerzas generadas por el balanceo de los miembros son insignificantes en relación con nuestra gravedad. Sin embargo, sospecha que son más importantes en la débil gravedad lunar, contribuyendo a mantenerte pegado al suelo.



Fuente


Web http://grupogabie.blogspot.com/


Pertenecientes a las redes de investigación

R.a.d.i.o.: Red Argentina de Investigación Ovni
R.a.a.o.: Red Argentina Alerta Ovni
Seti Home

Comentarios