Calculan por primera vez la magnitud magnética de un planeta extrasolar

Científicos han desarrollado un nuevo método para estimar el campo magnético de planetas extarsolares, y estimar, por primera vez, el momento o magnitud magnética de un objeto de este tipo.

Veinte años después del descubrimiento del primer planeta fuera del Sistema Solar, los astrónomos han conseguido perfeccionar el estudio de sus lunas, atmósfera, clima y demás características similares a las de los planetas en el sistema solar. Una de las principales propiedades de los planetas rocosos y gaseosos es su posible campo magnético y su magnitud. En la Tierra, este campo magnético protege a todos los seres vivos de los rayos cósmicos.
Kristina Kislyakova del Instituto de Investigación Espacial de la Academia Austriaca de Ciencias en Graz, junto con el grupo internacional de físicos, ha conseguido estimar de forma fiable por primera vez el valor del momento o magnitud magnética y la forma de la magnetosfera del exoplaneta HD 209458b.
Maxim Khodachenko, investigador del Departamento de Radiación y Métodos Computacionales del Instituto Skobeltsyn de Física Nuclear de la Universidad Estatal Lomonosov de Moscú, es uno de los autores del artículo.
El planeta HD 209458b (Osiris) es un Júpiter caliente, aproximadamente un tercio más ligero y más grande que Júpiter. Es un gigante gaseoso caliente orbitando muy cerca de la estrella anfitriona HD 209458. HD 209458b da una vuelta alrededor de la estrella madre en sólo 3,5 días terrestres.
Conocido por los astrónomos hace mucho tiempo está relativamente bien estudiado. En particular, es el primer planeta en el que se ha detectado la atmósfera. Por lo tanto, para muchos científicos se ha convertido en un modelo para el desarrollo de sus hipótesis.
LA CLAVE ESTÁ EN EL HIDRÓGENO
Los científicos utilizaron las observaciones del Telescopio Espacial Hubble de 209458b HD de la línea Lyman-alfa de hidrógeno en el momento del tránsito, cuando el planeta cruza el disco estelar, visto desde la Tierra. Al principio, estudiaron la absorción de la radiación de la estrella por la atmósfera del planeta. Después, fueron capaces de estimar la forma de la nube de gas que rodea el Júpiter caliente y, basándose en esos resultados, el tamaño y la configuración de la magnetosfera.
Para hacer el modelo más preciso, científicos tomaron en cuenta muchos factores que definen la interacción entre viento estelar y atmósfera del planeta.
Los científicos creen que el tamaño de la capa de hidrógeno atómico se define por la interacción entre las salidas de gas del planeta y los protones del viento estelar entrantes. De manera similar a la Tierra, la interacción de la atmósfera con el viento estelar ocurre por encima de la magnetosfera. Al conocer los parámetros de la nube atómica, se puede estimar el tamaño de la magnetosfera mediante la agrupación de un modelo específico.
"La magnetosfera del planeta ha resultado relativamente pequeña, de sólo 2,9 radios planetarios, que corresponde a un momento (magnitud) magnético de sólo el 10% del momento magnético de Júpiter" - explicó Kislyakova. A su juicio, es coherente con las estimaciones de la eficacia de la dinamo planetaria para este planeta.
"Este método se puede utilizar para cualquier planeta, incluidos planetas similares a la Tierra, si existen altos capas de hidrógeno energético alrededor de ellos", resume Maxim Khodachenko.


Fuente

Comentarios