Los magnetares se forman por interacción de estrellas binarias

Investigadores madrileños forman parte de un equipo internacional que ha descifrado el misterio de la formación de los magnetares, uno de los tipos más raros y energéticos de estrellas de neutrones.
Se creía que estas estrellas se originaban durante la muerte explosiva de una estrella con una masa cuarenta veces la del sol, pero representaba un problema, ya que una estrella tan grande debería convertirse en un agujero negro después de la explosión y no en una estrella de neutrones.

El trabajo de estos astrónomos, entre los que se encuentra el doctor Francisco Najarro del Centro de Astrobiología, ha permitido reconstruir la trayectoria vital de la estrella y el proceso que hizo posible que se formara un magnetar en lugar de un agujero negro. Proponen que el magnetar pudo formarse gracias a las interacciones de dos estrellas muy masivas (en lugar de una sola) en órbita una alrededor de la otra.
La rápida rotación creada por la transferencia de masa de una estrella a la otra también es imprescindible para que se forme el potentísimo campo magnético de los magnetares. Y la segunda transferencia de masa, en sentido contrario, es lo que permite a la estrella adelgazar lo suficiente para que, en el momento de su muerte, se convierta en un magnetar y no en un agujero negro.
Los científicos madrileños participantes en este descubrimiento participan en el Programa de actividades de I+D con acrónimo SpaceTec-CM financiado por la Consejería de Educación, Juventud y Deporte de la Comunidad de Madrid.



Fuente

Comentarios