Nuevos y misteriosos astros que podría visitar la sonda espacial New Horizons después de su misión a Plutón

El viaje de la New Horizons a Plutón es tan largo que cuando partió de la Tierra rumbo a él, a este aún se le catalogaba entre los planetas del sistema solar. Además, en todo este tiempo las observaciones astronómicas de los confines del sistema solar han hecho notables progresos, hasta el punto de que ahora hay información suficiente como para plantearse seriamente que esta nave de la NASA, una vez haya visitado Plutón, prosiga su fascinante viaje visitando a algunos otros astros de las afueras del sistema solar, astros cuya existencia se desconocía al planificar la misión original de la New Horizons.

Gracias al Telescopio Espacial Hubble de la NASA, se ha dado con tres Objetos del Cinturón de Kuiper (KBOs, por las siglas en inglés de su definición) que la sonda New Horizons podría llegar a visitar después de que sobrevuele Plutón en julio de 2015.

El Cinturón de Kuiper es un vasto anillo de “bloques de construcción” sobrantes de la formación de planetas del sistema solar. Los KBOs pertenecen a una clase única de objetos del sistema solar de la que ninguno ha sido visitado por naves espaciales y que contienen pistas valiosas sobre el origen de nuestro sistema planetario.

Los KBOs que encontró el Hubble son cada uno 10 veces más grandes que los cometas típicos, pero solo de un 1 a un 2 por ciento del tamaño de Plutón. A diferencia de los asteroides, los KBOs no han sido calentados por el Sol, y se cree que representan una muestra congelada prístina y bien conservada de como era el sistema solar muy poco después de su nacimiento hace unos 4.600 millones de años. Estos enigmáticos astros serían pues reliquias intactas de la creación del Sol y los planetas, y se cree que cuerpos de este tipo fueron los “ladrillos” a partir de los cuales se formaron los miniplanetas (planetas enanos) como Plutón.

El equipo de científicos de la New Horizons empezó a buscar KBOs adecuados en 2011, utilizando algunos de los telescopios terrestres más grandes. Hallaron varias docenas de KBOs, pero ninguno se podía alcanzar con el combustible disponible a bordo de la sonda.

[Img #23457]
Recreación artística de un objeto del Cinturón de Kuiper, situado en el borde exterior de nuestro sistema solar, a una distancia de 6.400 millones de kilómetros (4.000 millones de millas) del Sol. (Imagen: NASA, ESA, y G. Bacon (STScI))

Parecía que ese alargamiento del viaje de exploración de la nave mediante nuevos astros a los que sobrevolar resultaría imposible, pero al final el Hubble ha hecho posible lo imposible.

Tras las últimas observaciones, los científicos han identificado un KBO al que se considera perfectamente dentro del alcance de la nave, y otros dos a los que quizá podría llegar, los cuales necesitarán un mayor seguimiento a lo largo de varios meses para salir de dudas sobre la viabilidad de tal travesía hacia ellos.

Hallar estos astros fue para el equipo de la New Horizons como buscar una aguja en un pajar, porque los escurridizos KBOs son muy pequeños, de brillo muy débil, y difíciles de localizar ante la miríada de estrellas de fondo que confirman el firmamento en la constelación de Sagitario, que es la actual dirección donde se encuentra Plutón. Los tres KBOs identificados se hallan cada uno a unos 1.600 millones de kilómetros (1.000 millones de millas) más allá de Plutón. Se estima que dos de ellos miden más de 55 kilómetros de diámetro (34 millas), y que el tercero es de solo unos 25 kilómetros (15 millas).


Fuente

Comentarios