La sonda europea Planck confirma teorías sobre la materia oscura

Un nuevo estudio de la luminiscencia residual del Big Bang -el llamado fondo cósmico de microondas (CMB)- ha confirmado el modelo estándar de la cosmología. Esta es la conclusión de los científicos que operan la nave espacial Planck de la Agencia Espacial Europea (ESA).

"Tenía la esperanza de encontrar una anomalía", dice Nazzareno Mandolesi, cosmólogo del Instituto Nacional de Italia para Astrofísica en Bolonia, quien describió los nuevos resultados en la conferencia de prensa celebrada en Ferrara, Italia.
El CMB es la radiación que se ha transmitido a través del Universo desde que se formaron los primeros átomos unos 380.000 años después del Big Bang. Gracias a la expansión del Universo, la radiación se ha enfriado y se ha extendido a longitudes de onda de microondas. La temperatura de las microondas varía muy poco a través del cielo, al igual que su polarización.

Estudiando esas pequeñas variaciones, la distribución de las galaxias, y otrso factores, los cosmólogos han enunciado una receta para el universo: 5% de materia ordinaria -el material que forma estrellas y planetas-; un 27% de materia oscura, la sustancia misteriosa cuya gravedad mantiene unidas a las galaxias; y un 68 por ciento de extraña energía oscura que se extiende por el espacio.
Lanzado en 2009, Planck escudriñó el CMB hasta octubre de 2013. En marzo del año pasado, sus investigadores presentaron el análisis del valor de los datos de temperatura de su primer año, que confirmaron las predicciones de la teoría estándar de la cosmología, informa Science.
Aún así, había incertidumbre en las mediciones y ligera tensión con los resultados del predecesor menos precisa de Planck, el satélite WMAP de la NASA, una nave espacial que recabó datos entre 2001 y 2010. Ahora, el equipo de Planck ha analizado un conjunto de datos completo, y sus resultados han reducido las incertidumbres previas.
Por ejemplo, WMAP y Planck estaban en desacuerdo en un 1% al 1,5% en sus mediciones de temperatura absolutas, explica Mandolesi. Una recalibración reduce el desajuste a menos del 0,3% la incertidumbre estadísticas, dice. En cuanto a los parámetros de la teoría cosmológica, los investigadores derivan una edad y tasa de expansión actual más pequeña para el Universo del que WMAP mostró. Pero con más datos, los números han cambiado levemente y ahora concuerdan dentro de los márgenes experimentales.



Fuente

Comentarios