Marte, el gran destino de la nave Orion

Dentro de no muchos años, alrededor de 2030 si todo transcurre como está previsto en el calendario de la NASA, el ser humano viajará a Marte. Y probablemente lo hará a bordo de una nave Orion, la misma que este jueves se prueba, sin tripulación, por primera vez en los cielos del Centro Espacial Kennedy, en Florida (EE.UU.). Alcanzará los 5.800 kilómetros de altitud por encima de la superficie de la Tierra. (Aquí te lo contamos en directo)

Fabricada por la compañía privada Lockheed Martin, Orion es la primera nave espacial diseñada para llevar astronautas al espacio profundo desde las misiones Apolo de los años 60 y 70. Llegará donde nunca lo hemos hecho, mucho más allá de la Luna, con el Planeta rojo como gran destino, el siguiente gran salto de la humanidad.

Pero antes hay un largo camino por recorrer. La distancia entre la Tierra y Marte es un amplísimo campo de exploración donde los astronautas podrán poner a prueba las habilidades que necesitarán para las futuras misiones marcianas. En particular, la NASA pretende convertir el área alrededor de la Luna en el mejor lugar de entrenamiento, donde se podrán probar los trajes avanzados para caminatas espaciales o la protección de los astronautas de la radiación y las temperaturas extremas.

Precisamente, una de las primeras misiones de Orion en la década de 2020 será la de enviar astronautas a explorar un asteroide atrapado previamente, que será colocado en una órbita estable alrededor de la Luna usando una nave espacial robótica (Asteroid Redirect Mission). La misión pondrá a prueba nuevas tecnologías, como el sistema de propulsión eléctrica que ayudará a enviar carga pesada a Marte antes de las misiones humanas. Los astronautas a bordo de Orion volverán a la Tierra con muestras del asteroide, después de haber puesto en práctica una serie de herramientas y técnicas de recolección que usarán también en el Planeta rojo o en sus lunas.

Pero el gran paso a Marte comienza este mismo jueves. En la prueba de vuelo de Orion, se evaluará la seguridad de distintos elementos clave en el lanzamiento y en la fase de reingreso (la nave volverá a entrar en la atmósfera terrestre a velocidades cercanas a 30.000 kilómetros por hora y hará un amerizaje en el Océano Pacífico), la estabilidad del escudo térmico de la nave (que experimentará temperaturas cercanas a los 2.200ºC), la radiación en el cinturón de Van Allen, la orientación de la nave espacial, etc....

Si todo se supera con normalidad, podremos de decir que hoy y aquí empieza el viaje a Marte.



Fuente

Comentarios