Ío, satélite de Júpiter, similar a la Tierra en sus inicios

La intensidad volcánica que proviene del satélite de Júpiter es similar a la que experimentó la Tierra en su origen. Así lo concluye la primera investigación realizada en Colombia sobre vulcanología planetaria, adelantada en la UN.

Según David Fernando Tovar, egresado de la Universidad Nacional de Colombia (UN) y estudiante de doctorado en Vulcanología Planetaria en Estados Unidos, dicho hallazgo lleva a plantear que, al comparar la situación del planeta azul con la de aquella luna, la actividad de los volcanes es considerablemente superior en esta última.

Por ejemplo, si se miden las columnas eruptivas, que son los chorros de gas que anuncian el comienzo de una erupción volcánica, en Ío (nombre del satélite de Júpiter) estarían sobre los 100 kilómetros de altura, mientras que en la Tierra alcanzan apenas 51 kilómetros.

Bajo la dirección del profesor Jhon Jairo Sánchez, del Departamento de Geociencias de la UN, Tovar se centró en comparar la distribución de los volcanes en ambos cuerpos celestes, con el fin de relacionarlos cronológicamente y explicar qué sucedió en la Tierra o que estará por ocurrir. Esto, considerando que Ío es el satélite más activo del sistema solar.

“Se presentaron más diferencias que similitudes en el estudio, pero concluimos que hay una asociación con el pasado”, afirma el docente e investigador Sánchez.

La relación que plantea el académico y que se evidenció en el trabajo de David Fernando Tovar fue que la actividad en dicho satélite se parece a lo que la Tierra experimentó hace 4.000 millones de años, cuando era un planeta primitivo.

Ío presenta un movimiento volcánico aleatorio y heterogéneo, por su ausencia de tectónica de placas. La misma situación mostró en sus inicios el tercer planeta del sistema solar, debido a que no tenía corteza rígida y el material era básicamente plástico.

Así era la Tierra hasta que se pudo formar la litósfera y luego las placas. Ahora, así es el cuerpo celeste con mayor actividad volcánica en el sistema solar, en gran parte por la fricción gravitatoria con Júpiter y sus demás lunas.

Teniendo en cuenta los mismos patrones de coordenadas de la Tierra, el cuerpo celeste estudiado tiene más notorio su vulcanismo entre las zonas tropicales y la ecuatorial, y resulta menos persistente en los polos.

Aunque este es el primer trabajo sobre vulcanología planetaria en Colombia, no es el único en la actualidad. El también geólogo de la UN y amante de la astronomía, Fabián Saavedra, decidió trabajar analogías entre la Tierra y la actividad volcánica del satélite Encelado, que se encuentra en Saturno.


Para obtener mas información

Comentarios