Dos planetas extrasolares, más cerca de ser habitables

Hace poco más de un mes, el pasado 2 de mayo, científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de la Universidad de Lieja, en Bélgica, anunciaban el hallazgo de tres planetas del tamaño de la Tierra potencialmente habitables que orbitan una estrella enana y muy fría a solo 40 años luz de nosotros. Ahora, en un artículo publicado en la revista Nature, ese mismo grupo informa de que los dos planetas interiores del sistema son principalmente rocosos, como el nuestro, un dato que refuerza aún más la posibilidad de que esos mundos puedan albergar vida. Los investigadores también han determinado que las atmósferas de ambos planetas parecen compactas, similares a las de la Tierra, Venus y Marte.

Los científicos, dirigidos por Julien de Wit, del Departamento de Ciencias de la Tierra, Atmosféricas y Planetarias del MIT, llegaron a esta conclusión apenas unos días después de anunciar el descubrimiento del sistema planetario.

El 4 de mayo, el equipo aprovechó la oportunidad de poder utilizar el telescopio espacial Hubble de la NASA y apuntó a la estrella del sistema, Trappist-1 -llamada así por el telescopio con el que fue descubierta originalmente, Trappist-, para observar un evento raro: un doble tránsito, el momento en el que dos planetas pasan casi simultáneamente frente a su estrella. «Ahora, por primera vez, tenemos observaciones espectroscópicas de un doble tránsito, lo que nos permite obtener una visión sobre la atmósfera de ambos planetas (Trapist-1 b y c) al mismo tiempo», dice De Wit.

«Los datos resultaron ser prístinos, absolutamente perfectos, y las observaciones fueron las mejores que podríamos haber esperado. Sin duda, la fuerza estaba con nosotros», bromea.

Una señal rocosa
Los científicos observaron los descensos en la luz de la estrella sobre un estrecho rango de longitudes de onda que resultó no variaban mucho. Si los descensos hubieran variado significativamente, habrían demostrado que los planetas tienen atmósferas ligeras, grandes e hinchadas, similares a las del gigante gaseoso Júpiter.

Pero ese no era el caso. En lugar de ello, los datos sugieren que ambos planetas en tránsito tienen atmósferas más compactas, similares a las de los planetas rocosos como la Tierra, Venus y Marte.

«Los escenarios posibles son: algo similar a Venus, donde la atmósfera está dominada por el dióxido de carbono; una atmósfera similar a la de la Tierra con nubes pesadas, o incluso algo parecido a Marte con un ambiente empobrecido. El siguiente paso es tratar de desentrañar todos estos posibles escenarios que existen para estos planetas terrestres», dice el investigador.

La estrella del sistema planetario, Trappist-1, es conocida como una estrella enana muy fría, un tipo de estrella que es típicamente mucho más fría que el Sol. Los científicos creen que los sistemas planetarios alrededor de estas pequeñas estrellas son los únicos en los que pueden detectar vida con la tecnología disponible. Así que ahí es donde hay que empezar a mirar.

Los investigadores han formado un consorcio llamado Speculoos (Search for habitable Planets Eclipsing ULtra-cOOl Stars) para construir cuatro versiones más grandes del telescopio Trappist en Chile, con el objetivo de centrarse en las estrellas enanas ultra frías más brillantes en el cielo sobre el hemisferio sur. Los investigadores también están tratando de recaudar dinero para construir telescopios en el cielo del norte. «Cada telescopio cuesta aproximadamente 400.000 $, el precio de un apartamento en Cambridge», dice De Wit.

Estos telescopios se utilizarán para identificar candidatos a planetas que podrían ser habitables, para luego pasar a observaciones más detalladas usando otros «ojos» de gran alcance, como los espaciales Hubble o el futuro James Webb de la NASA, que verá su primera luz en octubre de 2018. Con esos instrumentos, no solo se sabrá qué tipo de atmósfera tienen planetas como los de Trappist-1, sino también que es lo que esconden en su interior. Y eso, como bien dice De Wit, «es muy emocionante».



Para obtener mas información

Comentarios